Avisar de contenido inadecuado

Evitando sorpresas

{
}

No hay más ciego que el que no quiere ver.

 Acerca de los tiempos y de las ocasiones ya estaban enterados, por lo que Pablo les dice: 1Ts 5:4 PDT  Pero ustedes, hermanos, no están viviendo en la oscuridad como para que ese día los tome por sorpresa como un ladrón.

 La iglesia en Tesalónica estaba enterada de las cosas que aún hoy están por suceder, como lo estamos nosotros, y aún así se sigue cumpliendo aquél dicho del principio, no hay más ciego que el que no quiere ver.

 1) ESE DÍA

¿De qué "día" Pablo les dice que no eran ignorantes? De este: 1Ts 4:15-18 NVI  Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto.  (16)  El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.  (17)  Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre.  (18)  Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.

  2) SORPRESA

¿Y cuál sería la sorpresa en aquél día? A pesar de identificarnos como hombres y mujeres de fe, no reunirnos en los aires con Jesús.

 El apóstol dijo a los tesalonicenses que: 1Ts 5:9 PDT  Dios no nos ha escogido para sufrir sus castigos, sino que nos escogió para tener salvación a través de nuestro Señor Jesucristo.

 Y a pesar de tal propósito divino, y conociendo esta gracia de Dios, podría llegar a darse que alguno no la alcanzara.

 Heb 4:1-13 TLA  Por eso, mientras siga en pie la promesa de descansar con Dios, debemos tener cuidado. Sería una lástima que alguno de ustedes no pudiera recibir de Dios ese descanso.  (2)  Porque nosotros oímos la buena noticia, igual que aquellos israelitas que salieron de Egipto. Sólo que a ellos no les sirvió de nada oírla, porque no creyeron en el mensaje.  (3)  Nosotros, en cambio, los que sí hemos creído en la buena noticia, disfrutaremos de la paz y de la tranquilidad que Dios nos ha prometido....  (6)  Los primeros en oír la buena noticia desobedecieron a Dios, y por eso no pudieron recibir su descanso. Pero la promesa de Dios sigue en pie,  (7)  porque él nos dio una nueva oportunidad, como lo dijo por medio de David en el pasaje de la Biblia, que ya mencionamos: «Si hoy escuchan la voz de Dios, no sean tan tercos.»  ...(9)  Pero todavía esperamos el día en que nosotros, el pueblo de Dios, recibiremos el descanso que Dios nos ha prometido.  (10)  En ese día, el pueblo de Dios descansará por fin de su trabajo, así como Dios descansó del suyo.  (11)  Por eso, hagamos todo lo posible por obedecer a Dios, para que en ese día recibamos su descanso. No sigamos el ejemplo de los que no creyeron la buena noticia... (13)  Nada de lo que Dios ha creado puede esconderse de él, pues Dios puede verlo todo con claridad, y ante él seremos responsables de todo lo que hemos hecho.

 3) VIGILANTE

¿Cuál es el fin de estas palabras de Pablo a los tesalonicenses? La vigilancia que debían hacer sobre sí mismos.

 1Ts 5:6-8 PDT  Entonces no debemos ser como los demás ni estar dormidos, sino estar despiertos y tener dominio propio... (8)  Nosotros pertenecemos al día, así que debemos tener control de nosotros mismos, protegiéndonos con nuestra fe y nuestro amor, y usando la esperanza de salvación como un casco protector.

 CONCLUSIÓN

¿La sorpresa será para quienes alguna vez hicieron verdadera profesión de fe y hoy cayeron de la Gracia, o solamente para quienes dijeron haberla hecho pero que en realidad no había genuinidad en ella? La respuesta que la de cada uno según crea, pero hay una realidad que es innegable: todos necesitamos velar cada día teniendo presente el retorno de Jesús.

 2Pe 3:9-18 RV1960 (T)  El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.  (10)  Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas.  (11)  Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir,  (12)  esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán!  (13)  Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. (14)  Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.  (15)  Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación;... (17)  Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.  (18)  Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea gloria ahora y hasta el día de la eternidad. Amén.

{
}
{
}

Deja tu comentario Evitando sorpresas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre