Avisar de contenido inadecuado

Santiago en Un blog cristiano - Meditaciones sobre la Biblia

29/11/2018

Elías

St 5:17-18 NVI 17 Elías era un hombre con debilidades como las nuestras. Con fervor oró que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y medio. 18 Volvió a orar, y el cielo dio su lluvia y la tierra produjo sus frutos.

Un hombre común que logró hacer cosas excepcionales. Ese es el poder de la oración.

14/02/2017

La religión pura

Hay quienes no tienen amparo, a menos que los seas tú.

Dice la Biblia: Santiago 1:27 DHH-D  La religión pura y sin mancha delante de Dios el Padre es esta: ayudar a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y no mancharse con la maldad del mundo.

Las aflicciones son tiempos donde nuestra vulnerabilidad sale a la luz. Y si le sumamos la falta de relaciones...

11/02/2017

No dejes que desear

Probablemente la impaciencia arruinará mucho más de lo que crees solucionar.

Dice la Biblia: Stg 1:2-4 RV1960 (T)  Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,  (3)  sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  (4)  Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

...

10/02/2017

Relación entre la prueba y la sabiduría(o la falta de ella)

Este es uno de los momentos cuando más demostramos necedad: cuando pasamos una prueba.

Dice la Biblia: Stg 1:2-5 RV60  Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,  (3)  sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  (4)  Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. ...

24/06/2012

Culpable

Cuando las circunstancias le hagan creer que Dios está en su contra recuerde esto: el que se le opone, en realidad, es usted mismo.

 Dice la carta de Santiago: Stg 1:13 BL95  Que nadie diga en el momento de la prueba: "Dios me quiere echar abajo. Porque Dios está a salvo de todo mal y tampoco quiere echar abajo a ninguno.

 No se trata de que Dios quiera hacerle la vida...

22/06/2012

Como olas agitadas

La duda es un gran obstáculo para nuestras oraciones, pero solo aquella que duda del mismísimo Dios.

 Luego de que Santiago animara a los creyentes a refugiarse en la oración, dice sobre esta: Stg 1:6-8 NVI  Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento.  (7)  Quien es así no piense que va a...

21/06/2012

Con más ganancias que la plata y el oro

No siempre nuestro juicio es acertado. Para ver las cosas como realmente son, y actuar en forma acertada, usted necesita sabiduría, pero la que viene de Dios.

 En la epístola universal de Santiago dice así: Stg 1:5 RV1960 (T)  Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

 No se...

19/06/2012

Atributo indispensable

Paciencia, atributo muy difícil de poseer por algunos, pero necesario para todos los que quieren alcanzar salvación.

 Ya en las primeras palabras de la carta de Santiago dice así: Stg 1:2-4 RV1960 (T)  Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,  (3)  sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  (4)  Mas tenga la paciencia su obra...

13/07/2010

Poder en la oración

Si otros pudieron, tú también.Hablar del poder de la oración a quienes ya son creyentes es algo en lo que no me quiero detener aquí. Pero si me interesa decirte que la oración es poderosa en los labios de otros como en los tuyos también.Stg 5:16 TLA...La oración de una persona buena es muy poderosa, porque Dios la escucha.Entiendo que la cristiandad defiende el poder de la oración, y también...

12/07/2010

Gobernados

Nos decimos ser libres, pero la gran mayoría de nosotros somos llevados, en ciertas ocasiones, a donde no queremos ir.¿Tenemos la facultad de obrar en completa libertad de toda influencia ajena a nuestra voluntad? Muchos dirán que si, pero creo que estos no son consientes de uno de los mayores enemigos que tenemos a la hora de alcanzar lo que queremos. ¿Cuál es este enemigo? Tú mismo.Stg 3:7-8...