Avisar de contenido inadecuado

Hablar, Palabras en Un blog cristiano - Meditaciones sobre la Biblia

30/07/2013

Espontaneidad

No se acostumbre a expresar con ligereza sus pensamientos, en el hacerlo usted puede quedar en un aprieto.

Dice la Biblia: Deu 23:22-23 BNP Si te abstienes de hacer votos, no pecas. (23) Pero lo que profieran tus labios has de cumplirlo, ya que es un voto al Señor, tu Dios, lo que espontáneamente hayas prometido.

Expresión fácil de nuestros pensamientos es una...

11/05/2013

El fruto de nuestros labios

Cuídese de no andar murmurando, Dios ya mostró cuanto ello le desagrada.

 En cierto momento de la vida de Israel sucede que: Núm 12:13-15 TLA  Entonces Moisés le pidió a Dios que sanara a María,  (14)  y Dios le contestó:—Si su padre le hubiera escupido en la cara, sería tal su vergüenza que ella tendría que quedarse siete días fuera del campamento. Pues bien, ...

20/04/2013

Ligeros de labios

Tus palabras pueden afectar gravemente la vida del otro, así que piensa bien antes de decirlas.

 Dice la Biblia: Lev 19:16 NVI  »No andes difundiendo calumnias entre tu pueblo, ni expongas la vida de tu prójimo con falsos testimonios. Yo soy el SEÑOR.

 Estas palabras van dirigidas a quienes acostumbran hablar de otros sin tener toda la información correcta, o a quienes ...

2/03/2013

Mal hábito

Mida bien sus palabras de queja, no vaya a ser  que se esté quejando de Dios.

 Dice la Biblia: Éxo 16:8 PDT  Moisés dijo: —Por la tarde el SEÑOR les va a dar carne para comer y por la mañana les va a dar pan de sobra, porque el SEÑOR oyó que ustedes se estaban quejando de él. Pero nosotros ¿quiénes somos? Sus quejas no son contra nosotros, sino contra el ...

9/08/2009

Lo que el viento NO se llevo

Dicen:"las palabras se las lleva el viento", y ojalá se las llevara!!!  Cuanto daño, cuantas profundas heridas,  cuantas marcas imborrables, cuantos pleitos, cuantas enemistades,  cuantas muertes, se pudieron haber  evitado de haber cuidado el uso de las  palabras.

Ni el viento las lleva, ni el tiempo las borra, allí quedan como espinas incrustadas en el alma de quien las recibe, provocando...