Avisar de contenido inadecuado

Esposa para Isaac

Gen 24:1-4 NVI  Abraham estaba ya entrado en años,  y el Señor lo había bendecido en todo.  (2)  Un día,  Abraham le dijo al criado más antiguo de su casa,  que era quien le administraba todos sus bienes:Pon tu mano debajo de mi muslo,  (3)  y júrame por el Señor,  el Dios del cielo y de la tierra,  que no tomarás de esta tierra de Canaán,  donde yo habito,  una mujer para mi hijo  (4)  Isaac,  sino que irás a mi tierra,  donde vive mi familia,  y de allí le escogerás una esposa.

Siendo joven Abram fue llamado a salir de su tierra y en obediencia viajó 800 km hasta ubicarse en lo que hoy conocemos como Palestina.

 

Siendo ya viejo y luego del milagro de que su esposa Sara diera a luz por primera vez a los noventa años, él está preocupado por con quien se casará su hijo Isaac.

Esta preocupación se la traslada a su siervo principal a quien comisiona la tarea de traer esposa para Isaac pero con la salvedad de que no podía ser cualquier mujer.

Este hombre debería viajar 800 km por tierras hostiles con diez camellos llenos de joyas, llegar a una ciudad en la que tal vez nunca estuvo, y si lo estuvo fue hace muchísimos años, y ubicar a una familia que tal vez ya se hubiera mudado de alli.

Si bien esto parecía difícil también se sumaba el desafío de convencer a una joven de dejar su hogar, su seguridad , para casarse con alguien a quien no conocía.

La misión parecía estar destinada al fracaso.

La historia sigue y después de viajar hasta las lejanas tierras:

Gen 24:11-22 NVI  Allí hizo que los camellos se arrodillaran junto al pozo de agua que estaba en las afueras de la ciudad.  Caía la tarde,  que es cuando las mujeres salen a buscar agua.  (12)  Entonces comenzó a orar:  "Señor,  Dios de mi amo Abraham,  te ruego que hoy me vaya bien,  y que demuestres el amor que le tienes a mi amo.  (13)  Aquí me tienes,  a la espera junto a la fuente,  mientras las jóvenes de esta ciudad vienen a sacar agua.  (14)  Permite que la joven a quien le diga:  Por favor,  baje usted su cántaro para que tome yo un poco de agua,  y que me conteste:  Tome usted,  y además les daré agua a sus camellos,  sea la que tú has elegido para tu siervo Isaac.  Así estaré seguro de que tú has demostrado el amor que le tienes a mi amo."  (15)  Aún no había terminado de orar cuando vio que se acercaba Rebeca,  con su cántaro al hombro.  Rebeca era hija de Betuel,  que a su vez era hijo de Milca y Najor,  el hermano de Abraham.  (16)  La joven era muy hermosa,  y además virgen,  pues no había tenido relaciones sexuales con ningún hombre.  Bajó hacia la fuente y llenó su cántaro.  Ya se preparaba para subir  (17)  cuando el criado corrió a su encuentro y le dijo: ¿Podría usted darme un poco de agua de su cántaro?  (18)  Sírvase,  mi señor le respondió.  Y en seguida bajó el cántaro y,  sosteniéndolo entre sus manos,  le dio de beber.  (19)  Cuando ya el criado había bebido,  ella le dijo:    Voy también a sacar agua para que sus camellos beban todo lo que quieran.  (20)  De inmediato vació su cántaro en el bebedero,  y volvió corriendo al pozo para buscar más agua,  repitiendo la acción hasta que hubo suficiente agua para todos los camellos.  (21)  Mientras tanto,  el criado de Abraham la observaba en silencio,  para ver si el Señor había coronado su viaje con el éxito.  (22)  Cuando los camellos terminaron de beber,  el criado tomó un anillo de oro que pesaba seis gramos,  y se lo puso a la joven en la nariz; también le colocó en los brazos dos pulseras de oro que pesaban más de cien gramos,...

A pesar de que la misión era muy difícil, de entrada este hombre dio con la mujer ideal.

En primer lugar era de la familia de Abraham.."Rebeca era hija de Betuel,  que a su vez era hijo de Milca y Najor,  el hermano de Abraham"

Era virgen, una virtud muy estimada en aquellos tiempos, además de una mujer de mucha belleza..."La joven era muy hermosa,  y además virgen..."

La belleza de esta mujer no solo era física sino que también de espíritu. Era costumbre de hospitalidad el dar de beber a los viajeros pero no a sus animales. Algunos creen que aquellos camellos debieron beber casi cien litros cada uno después de tal viaje, y eran diez!!..."ella le dijo:    Voy también a sacar agua para que sus camellos beban todo lo que quieran.  (20)  De inmediato vació su cántaro en el bebedero,  y volvió corriendo al pozo para buscar más agua,  repitiendo la acción hasta que hubo suficiente agua para todos los camellos."

Por esto podemos agregar también un espíritu humilde, de servicio y generoso.

Es increíble que un hombre lanzado a una aventura tan descabellada pudiera haber obtenido tan buen resultado.

¿Porqué te cuento esta historia?

Hay dos principios encerrados aquí que los he aplicado a mi vida y han dado muy buenos resultados.

El primer principio es acerca del poder de la oración.

Muchos dirán que fue una casualidad pero observa lo que este hombre hizo:  "Caía la tarde....  (12)  Entonces comenzó a orar:  "Señor,  Dios de mi amo Abraham,  te ruego que hoy me vaya bien,  y que demuestres el amor que le tienes a mi amo.  (13)  Aquí me tienes,  a la espera junto a la fuente,  mientras las jóvenes de esta ciudad vienen a sacar agua.  (14)  Permite que la joven a quien le diga:  Por favor,  baje usted su cántaro para que tome yo un poco de agua,  y que me conteste:  Tome usted,  y además les daré agua a sus camellos,  sea la que tú has elegido para tu siervo Isaac.  Así estaré seguro de que tú has demostrado el amor que le tienes a mi amo."

La actitud de este hombre fue clave para su éxito. Reconoció que esto era algo que estaba más allá de sus posibilidades y busco la ayuda de Dios por medio de la oración.

El orar es una de las armas más poderosas que un creyente tiene a su alcance. Esto lo he experimentado en mi vida y es mi intención el despertar en ti el interés por invertir en la oración.

El segundo principio es el poder de la confianza.

Este hombre podía haber intentado varias estrategias para poder solucionar el problema pero de alguna forma la fe de Abraham le había impactado haciendo que él también confiara en que lo que Dios hiciera sería siempre lo mejor para él.

Aquellos que no conocen al amor generoso de Dios y lo secularizan comparándolo al amor egoísta del hombre que solo busca auto satisfacerse, les será muy difícil llegar a tal punto de confianza.

Dios dice en Su Palabra: Jer 29:11 NVI   Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Prueba de esto lo tenemos en Cristo, y ...Rom 8:32 NVI  El que no escatimó ni a su propio Hijo,  sino que lo entregó por todos nosotros,  ¿cómo no habrá de darnos generosamente,  junto con él,  todas las cosas?

Un proverbio nos enseña lo siguiente: Pro 3:5-6 DHH  Confía de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia. (6)  Ten presente al Señor en todo lo que hagas,   y él te llevará por el camino recto.

El siervo de Abraham tuvo éxito porque confiaba en que Dios le guiaría a lo mejor y esa confianza se manifestó en una vida de oración.

El amor que Dios tiene por ti también te debe ayudar a confiar que Él solo buscará lo mejor para ti pero eso solo vendrá cuando te pongas a orar.

Deja tu comentario Esposa para Isaac

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre