Avisar de contenido inadecuado

Enojado con Dios

{
}

Ante las tragedias sale lo mejor y lo peor de nosotros mismos.

 Aquél hombre enfermó y luego murió, pero ese no era el final de la historia, Juan 11:14 PDT  Entonces Jesús les dijo claramente: -Lázaro está muerto.

 Las tragedias provocan un descontrol de las emociones y es allí donde, rota la máscara de la apariencia por el dolor, surge algunas de nuestras palabras más sinceras.

 1) LA TRAGEDIA

Todo el entorno de la historia es extraño. Jesús se entera de que su amigo está enfermo y deliberadamente decide quedarse en donde está unos días más. Solo cuando le es revelado que Lázaro ha muerto decide emprender el viaje a la casa de su fallecido amigo, a donde llega cuatro días después.

 Sin duda hay un sentido para tal demora que se entiende claramente al ver lo que sucedió después, la resurrección de Lázaro, quien se convirtió así en un testimonio vivo de la persona de Jesús. Juan 12:9-11 RV1960 (T)  Gran multitud de los judíos supieron entonces que él estaba allí, y vinieron, no solamente por causa de Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de los muertos.  (10)  Pero los principales sacerdotes acordaron dar muerte también a Lázaro,  (11)  porque a causa de él muchos de los judíos se apartaban y creían en Jesús.

 Pero no avancemos tanto y detengámonos para ver por un momento algunas de las típicas reacciones ante las tragedias, y principalmente reacciones contra Dios. Juan 11:34-37 RV1960 (T)  (34)  y dijo: ¿Dónde le pusisteis? Le dijeron: Señor, ven y ve.  (35)  Jesús lloró.  (36)  Dijeron entonces los judíos: Mirad cómo le amaba.  (37)  Y algunos de ellos dijeron: ¿No podía éste, que abrió los ojos al ciego, haber hecho también que Lázaro no muriera?

 En esos momentos de crisis están quienes manifiestan un espíritu humilde hacia Dios, y también los que reaccionarán mal, mostrando la oscuridad que en lo íntimo de su corazón hay.

 2) REACCIONES NEGATIVAS

Hay una acción de Jesús que fue desencadenante de amargas palabras en algunos y fue el que Él llorara. Esto sacó a luz lo que aquellos creían verdaderamente, y esto era que:

2.1) Dudaron de quien era Jesús

Juan 11:37 BL95  Pero algunos dijeron: "Si pudo abrir los ojos al ciego, ¿no podía haber hecho algo para que éste no muriera?"

 El concepto encerrado en la intención de sus palabras era de que no pudo hacer nada porque en realidad no había abierto los ojos del ciego en un supuesto milagro días antes(Jn.9), porque en realidad Él no era quien decía ser: el Hijo de Dios.

 Este escepticismo contra la persona de Jesús es el mismo escepticismo que muchos dan rienda suelta sobre la existencia de Dios, cuando les toca enfrentar una crisis o tragedia en sus vidas. Éstos desconfían o dudan de si en verdad Dios existe.

 2.2) Volcaron la culpa sobre Jesús

Juan 11:37 DHHe (D)  Pero algunos decían:–Este, que dio la vista al ciego, ¿no podría haber hecho algo para que Lázaro no muriese?

 La idea aquí es que si Lázaro estaba muerto, en parte se debía a que Jesús no había hecho nada por él.

Conozco personas que toda su vida la han pasado enojados con Dios por "haberles quitado" un ser querido. Ante las tragedias levantamos amenazantes nuestro puño contra el cielo y gritamos:"¡Por tú culpa paso esto o aquello!". No negamos su existencia, pero sí le culpamos de las tragedias que no entendemos porqué pasan.

 CONCLUSIÓN

Nadie está libre , en la vida real, de un momento trágico. Es parte de nuestra existir. El asunto es que cuando ello pasa, son muchos los que se vuelven contra Dios, ya sea negando su existencia o echándole la culpa a Él.

 ¿Trae esto algún tipo de solución? Ninguno, solamente nos coloca en un camino equivocado y peligroso para nosotros mismo.

 ¿Qué hacer entonces ante una tragedia? Podríamos decir muchas cosas pero a lo menos baste decir una: no te enojes con Dios.

{
}
{
}

Deja tu comentario Enojado con Dios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre