Avisar de contenido inadecuado

El fin por encima del medio

{
}

Un dicho dice:"hay quienes comen para vivir pero otros viven para comer". Quien entienda que la comida es un medio para poder alcanzar una buena calidad de vida, sabrá balancearla y ajustarla según sea necesario. Pero quien mal entienda que la comida es un fin en si mismo encontrará muchos desórdenes en su alimentación y en su salud.

Hay cosas que están bien mientras se mantegan como medios para alcanzar un fin más elevado y esto también ocurre en la vida espiritual del cristiano.

Dios nos ha llamado en Cristo a alcanzar el elevado fin de una profunda relación de amor con Él, así como de una intensa relación de amor con nuestro prójimo. Para ello tenemos un sin numero de tradiciones y nuevas formas que nos ayudan a ello, pero cuando estás últimas desplazan el objetivo divino y se vuelven un fin en si mismas entonces de seguro comenzaremos a tener problemas en nuestra "salud" espiritual.

Mucho activismo no es sinónimo de mucho amor por el Padre o por el prójimo, por ello estas palabras.

Entre los muchos hombres religiosos a quien Jesús habló duramente se destaca éste, que a diferencia de aquellos otros, mantuvo una charla de ánimo totalmente diferente.

¿Qué fue lo que Jesús destacó de éste hombre?Mar 12:34 RV60  Jesús ....le dijo:  No estás lejos del reino de Dios.

Muchos hombres pertenecientes al grupo de los escribas encontraron en Jesús duras palabras de condenación, pero éste último escucho de los labios de Jesús palabras esperanzadoras que le animaban a seguir adentrandose por el diferente camino por el cual transitaba.

¿Porqué Jesús le dijo esto? ¿Qué vió diferente en él a los demás? Dice la Biblia: Mar 12:34 RV60  Jesús entonces,  viendo que había respondido sabiamente,  le dijo:  No estás lejos del reino de Dios. 

Jesús descubrió en las palabras de áquel un entendimiento diferente, podemos decir que superior, al de sus compañeros. Esto se hizo patente cuando aquel escriba dijo: Mar 12:32-33 RV60 ...  Bien,  Maestro,  verdad has dicho,  que uno es Dios,  y no hay otro fuera de él;  (33)  y el amarle con todo el corazón,  con todo el entendimiento,  con toda el alma,  y con todas las fuerzas,  y amar al prójimo como a uno mismo,  es más que todos los holocaustos y sacrificios.

Dos cosas tenía en claro, sabía cuál era el fin y cuál era el medio para alcanzar aquel fin.

Entendía aquel que el objetivo al cual debía apuntar era el de una profunda relación de amor con Dios en primer lugar, así como con su prójimo y aún consigo mismo.

El medio que Dios había estipulado en aquel tiempo tenía que ver con las ceremonias, mandamientos y responsabilidades que había estipulado por medio de Moisés, pero el gran error de la mayoría de los religiosos de aquella época fue el de darle más importancia a los "medios", aún por encima del "fin" u objetivo buscado.

Por ejemplo, uno de los medios que Dios estipuló para los hombres fue el día de reposo por medio del cual se podía descansar de las actividades laborales y profundizar en todas las relaciones: familiar, social, espiritual.

En esos tiempos el primer y segundo gran mandamiento podía ser cultivado, el medio para alcanzar el fin, pero en lugar de eso, se aferraron tanto al mandamiento que se olvidaron del fin que este perseguía.

Mar 3:1-6 TLA  Jesús volvió a entrar en la sinagoga. Allí había un hombre que tenía una mano tullida.  (2)  Los fariseos estaban vigilando a Jesús para ver si sanaba a ese hombre en día sábado, y poder así acusarlo de trabajar en ese día de descanso.  (3)  Jesús le dijo al enfermo: «Levántate y ponte en medio de todos.»  (4)  Luego, les preguntó a los que estaban allí: «¿Qué es correcto hacer en sábado: el bien o el mal? ¿Salvar una vida o destruirla?» Pero nadie le contestó.  (5)  Jesús miró con enojo a los que lo rodeaban y, al ver que eran muy tercos y no tenían amor, se puso muy triste. Entonces le dijo al enfermo: «Extiende la mano.» El hombre extendió la mano, y la mano le quedó sana.  (6)  Los fariseos salieron de la sinagoga y enseguida se reunieron con los partidarios del rey Herodes; y juntos comenzaron a hacer planes para matar a Jesús.

En nada manifestaron el espíritu de amor por el prójimo que Dios desea de sus hijos, ni la adoración a aquél que había hecho tal milagro, en cambio empezaron a hacer planes para matar al Hijo de Dios!!!

Estuvieron muy confundidos olvidandose cual era el objetivo que debían de perseguir, por eso las palabras de aquel hombre evidenciaban que entendía mejor la dinámica del Reino de Dios, entendimiento que le daban la esperanza de poder alcanzar el verdadero camino a la salvación.

En la cultura cristiana de hoy también hemos ido adquiriendo muchas "formas", las cuales muchas de ellas son muy buenas y no pienso que haya que quitarlas, pero es el  propósito de estas palabras el llamrnos a la reflexión.

Todas nuestras formas y normas, ¿apuntan como fin a los dos grandes mandamientos o son objetivos en si mismos?

¿Es el todo del cristiano hoy perfeccionarse en tecnicas, estrategias y demás pero no cultivar el amor por el Padre, y el prójimo?

El tener un entendimiento superior tiene que ver con comprender que: Mat 22:37-40 BLS  ...El primer mandamiento y el más importante es el que dice así: "Ama a tu Dios con todo tu corazón; es decir, con todo lo que piensas y con todo lo que eres".  (39)  Y el segundo mandamiento en importancia es parecido a ese, y dice así: "Ama a tu prójimo como te amas a ti mismo".  (40)  Toda la enseñanza de la Biblia se basa en estos dos mandamientos.

Muchos "medios" son muy buenos pero cuando estos se vuelven un fin en si mismo, dejando a un lado el alcanzar aquellos dos grandes mendamientos, entonces estamos en problemas.

Decía al principio que no siempre la devoción y el amor por el otro van de la mano del activismo religioso. Está bien éste último si es que logra llevar a los creyentes a profundizar en el amor por Dios y por los demás.

1Co 13:1-13 NVI  Si hablo en lenguas humanas y angelicales,  pero no tengo amor,  no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido.  (2)  Si tengo el don de profecía y entiendo todos los misterios y poseo todo conocimiento,  y si tengo una fe que logra trasladar montañas,  pero me falta el amor,  no soy nada.  (3)  Si reparto entre los pobres todo lo que poseo,  y si entrego mi cuerpo para que lo consuman las llamas,* pero no tengo amor,  nada gano con eso. ...(13)  Ahora,  pues,  permanecen estas tres virtudes:  la fe,  la esperanza y el amor.  Pero la más excelente de ellas es el amor.

{
}
{
}

Deja tu comentario El fin por encima del medio

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre