Avisar de contenido inadecuado

Encaminados

{
}

La Iglesia debe involucrarse en forma práctica en lo concerniente al envió de quienes son llamados al servicio de Dios.

 Es ya de por si un gran desafío el ser llamado por Dios a abandonar la seguridad y la familiaridad del entorno conocido para entrar en una cultura diferente por causa del evangelio, y si a esto le sumamos la preocupación por la obtención de los recursos necesarios para la supervivencia, la carga se hace insoportable.

 Aún así muchos aceptan el llamado divino y perseveran más allá de las pruebas. Es que Dios es fiel y nunca abandona a ninguno de estos valientes. Pero a pesar de tal provisión, debería saber la Iglesia que en el plan divino ella comparte la responsabilidad de velar por el bienestar de tales hombres, y mientras no lo haga, aunque la obra siga adelante en base a la fidelidad del Señor, será ella misma perjudicada por su inmadurez en no alcanzar la plenitud del  propósito de Dios.

 1) ENCAMINADOS

Dice la Biblia: Hch 15:2-3 RV1960 (T)  Como Pablo y Bernabé tuviesen una discusión y contienda no pequeña con ellos, se dispuso que subiesen Pablo y Bernabé a Jerusalén, y algunos otros de ellos, a los apóstoles y a los ancianos, para tratar esta cuestión.  (3)  Ellos, pues, habiendo sido encaminados por la iglesia, pasaron por Fenicia y Samaria, contando la conversión de los gentiles; y causaban gran gozo a todos los hermanos.

 Si bien no era este un viaje misionero si asume mucha importancia por causa del tema que se debía dilucidar en aquél concilio, la suficiencia de la fe para la salvación de los gentiles.

Y entiendo que dos principios podemos extraer que serán comunes a todo tipo de ministerio y especialmente el itinerante: a) dependencia del cuerpo de Cristo y b) responsabilidad del cuerpo de Cristo.

 1.1) Dependencia del Cuerpo de Cristo

Quiero decir con esto que cualquier forma de servicio no debería ser independiente, y aún mucho menos contrario, a la opinión de la Iglesia.

Muchos argüirán que no necesitan de la aprobación del cuerpo de Cristo para lanzarse en alguna forma de ministerio, que con la convicción del Espíritu ya está bien. No puedo decir que estoy cien por cien en contra de tal afirmación pero tampoco puedo decir que estoy totalmente a su favor.

Considere este pasaje: Hch 13:1-3 RV1960 (T)   Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo.  (2)  Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.  (3)  Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.

 Sin duda que el Espíritu fue quien tomó la iniciativa pero no le habló solamente a Bernabé y a Saulo, sino que le dio las directivas a la Iglesia para que, en armonía unos y otros, comenzara la expansión del evangelio a través de aquellos hombres.

El punto aquí es que, cualquier forma de servicio a Dios, no debería ser independiente del consejo de la Iglesia. Sé que éste es un pensamiento general y que habrá excepciones, pero estoy convencido que si muchos de los que se dicen llamados tuvieran la humildad para escuchar a sus hermanos o pastores, grandes fracasos y vergüenzas se evitarían dentro de la historia del cristianismo.

Hch 15:23-24 PDT  El grupo envió la carta que decía: De los apóstoles y ancianos líderes, sus hermanos. Para los hermanos que no son judíos de la ciudad de Antioquía y de las regiones de Siria y Silicia. Estimados hermanos:  (24)  Nos hemos enterado de que algunos de los nuestros han ido a ustedes sin nuestra autorización y les han dado enseñanzas que los tienen preocupados y confundidos.

  1.2) Responsabilidad del Cuerpo de Cristo

El otro concepto tiene que ver con proveer las cosas necesarias para el cumplimiento del llamado ya que dice que fueron "...encaminados por la Iglesia...".

La palabra "encaminados"..."significa literalmente «enviar hacia adelante»; y por ello asistir a una persona en un viaje ya bien: (a) en el sentido de equiparle de las cosas necesarias para ello, o (b) de realmente acompañarla parte del camino."Diccionario Vine NT, G4311

 1.2.1) Contacto

Habiendo estado algunos años en el exterior bien puedo decirles que el acompañamiento, ya sea presencial o por cualquier medio de comunicación, es como "un oasis en medio del desierto", ¡ y cuán vagos somos en escribir unas líneas o hacer un llamado telefónico!. Encaminar a alguien significa mantener contacto con tal individuo, y esto es una gran falta en la mayoría de las congregaciones.

 1.2.2) Equiparle

Quienes aceptan el llamado de Dios, y especialmente los que deben dejar su lugar, son individuos como lo somos todos. Necesitan comer, vestirse, pagar la luz y el agua. ¡Siguen siendo seres humanos!

Puedo dar testimonio de la fidelidad de Dios pero también puedo dar testimonio de la inmadurez de muchos que un día deberán dar cuenta por la administración de sus recursos.

La Biblia dice:

Rom 15:24 NVI  tengo planes de visitarlos cuando vaya rumbo a España. Espero que, después de que haya disfrutado de la compañía de ustedes por algún tiempo, me ayuden a continuar el viaje.

 1Co 16:6 NVI  Es posible que me quede con ustedes algún tiempo, y tal vez pase allí el invierno, para que me ayuden a seguir el viaje a dondequiera que vaya.

 Tit 3:13-14 PDT  Ayuda todo lo que puedas al abogado Zenas y a Apolos para que no les falte nada en su viaje.  (14)  Que nuestra gente aprenda a dedicarse a hacer el bien y a ayudar a los necesitados, así su vida no será inútil.

 3Jn 1:5-8 NVI  Querido hermano, te comportas fielmente en todo lo que haces por los hermanos, aunque no los conozcas. (6)  Delante de la iglesia ellos han dado testimonio de tu amor. Harás bien en ayudarlos a seguir su viaje, como es digno de Dios.  (7)  Ellos salieron por causa del Nombre, sin nunca recibir nada de los paganos;  (8)  nosotros, por lo tanto, debemos brindarles hospitalidad, y así colaborar con ellos en la verdad.

  CONCLUSIÓN

 Nadie debería auto-enviarse independientemente del consentimiento del cuerpo de Cristo.

 Y la Iglesia debería madurar al nivel de esforzarse por proveer todo lo que aquellos, apartados por el Señor, necesiten. Los que recursos, recursos; los que cariño y estímulo, cariño y estímulo; los que visita, visita; etcétera.

 Mat 10:42 TLA  »Les aseguro que Dios no se olvidará de premiar al que dé un vaso de agua fresca a uno de mis seguidores, aunque se trate del menos importante.»

{
}
{
}

Deja tu comentario Encaminados

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre