Avisar de contenido inadecuado

El perdón

{
}

Todo justificativo para negar el perdón es inútil ante la perspectiva del perdón de Dios.

Dice la Biblia: Mat 18:32-35 RV1960 (T)  (32)  Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.  (33)  ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?  (34)  Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.  (35)  Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

¿Cuál es el argumento en que usted se apoya para decidir perdonar o no a alguien? Esto es lo que quiero decirle hoy: nada justifica que usted no perdone, ya que el punto de vista con que debe analizar esa posibilidad no radica en lo que el otro hace, sino en lo que Dios ha hecho por usted.

1) LA HISTORIA

Esta es la historia bíblica:

Mat 18:23-35 RV1960 (T)  (23)  Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos.  (24)  Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos.  (25)  A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.  (26)  Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.  (27)  El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda.  (28)  Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes.  (29)  Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.  (30)  Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.  (31)  Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.  (32)  Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.  (33)  ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?  (34)  Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía.  (35)  Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

La deuda de su consiervo era real y tal vez legalmente mereciera aquel trato, pero todo argumento se torna inútil ante el perdón que el primer deudor había recibido del rey.

Aunque tengamos derecho, nada justifica nuestra falta de perdón a la luz del perdón que hemos recibido de Dios.

2) PERSPECTIVA EQUIVOCADA: perdonar según lo que el otro hace

Por lo general este argumento se apoya en pensamientos como estos:

a) injustamente fui dañado, entonces merezco retribución

b) si me da motivos puedo llegar a perdonarle

Pero este punto de vista sobre el perdón está equivocado porque no se trata de lo que el otro hace sino de lo Dios ha hecho sobre mí

Mat 18:32-33 RV1960 (T)  (32)  Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste.  (33)  ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti?

 3) QUE SIGNIFICA PERDONAR

 Esto es también algo en lo que fallamos, por eso lo mejor es meditar en lo que debería significar para cada creyente, y la respuesta la encontramos en Jesús.

 Col 3:12-13 RV1960 (T)  Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;  (13)  soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

 ¿Qué significó para Jesús el perdón? Entre otras, significó sacrificio, dolor, estar dispuesto a cargar con una afrenta que no merecía.

 Perdonar significa muchas cosas, y entre ellas esta: estar dispuesto a vivir con las consecuencias de la ofensa recibida.

 CONCLUSIÓN

¿En qué argumentos te apoyas para decidir sobre el perdonar o no? Recuerda esto: el perdón no se trata de lo que el otro haga sino de lo que Dios ha hecho sobre ti.

 Y en el entender esto mejorarás tu relación con Él.

 Mat 18:35 RV1960 (T)  Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

{
}
{
}

Deja tu comentario El perdón

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre