Avisar de contenido inadecuado

Diótrefes vs. Jesús

{
}

 Como un gigante dormido, las ansias de poder se encuentran  acechando en el corazón de más de uno esperando la oportunidad para manifestarse. Cuando las condiciones le son favorables  estas se manifiestan, transformando el carácter o exacerbando la arrogancia  y el orgullo del individuo.

 Hay condiciones que son especiales para que este deseo de poder encuentre satisfacción y, lamentablemente, uno de ellos es el ministerio cristiano. Estar involucrado en el servicio  en la causa de  Cristo es un  gran privilegio, pero para algunos no es más que la oportunidad ideal para satisfacer sus ansias de poder, y esto está muy lejos de la  idea de Jesús para el ministro cristiano.

 Para entender lo que sucedía a nivel de autoridad en la Iglesia primitiva podemos leer lo que dice William Barclay:" En la Iglesia Primitiva había un doble ministerio. Estaban los apóstoles y los profetas, cuya esfera no se limitaba a ninguna congregación local, y cuya autoridad se extendía a toda la Iglesia. Y estaban también los ancianos, que eran los responsables permanentes y las espinas dorsales de las congregaciones locales. En los primeros días de la Iglesia esto no suponía ningún problema, porque las congregaciones locales eran todavía en gran parte como bebés, que no habían aprendido a andar por sí mismas y a manejar sus propios asuntos. Pero, conforme fue pasando el tiempo, se produjo una tensión entre las dos clases de ministerio. Conforme las iglesias locales se. fueron haciendo más fuertes y más conscientes de su identidad, fueron estando cada vez menos dispuestas a someterse al control remoto o a la invasión de los extranjeros." Comentario al N.T. W.Barclay,3Juan1:9-15

 En ese contexto, Juan escribe sobre un líder local llamado Diotrefes:3Jn 1:9-10 RV60  Yo he escrito a la iglesia;  pero Diótrefes,  al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos,  no nos recibe.  (10)  Por esta causa,  si yo fuere,  recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros;  y no contento con estas cosas,  no recibe a los hermanos,  y a los que quieren recibirlos se lo prohibe,  y los expulsa de la iglesia.

 Diótrefes es un claro ejemplo de uno de los peligros del ministerio cristiano.Es ejemplo de alguien que ocupa una posición de autoridad  pero que entiende ese privilegio de una forma totalmente diferente a la que enseñó Jesús.

 Muchos años pasaron ya del inicio de la Iglesia cristiana y dado que  se cree que esta carta  Juan la escribió sobre finales del  siglo primero, es de suponer  que la iglesia local, sobre la cual estaba Diótrefes, ya poseía cierta madurez. La pregunta es:la decisión que tomó este líder,¿era fruto de  una madura meditación?. No siempre un líder local puede mostrarse  abierto a lo que viene de afuera pero, ¿que era  lo que le impulsaba a este  hombre a  tomar tal decisión?

Sin duda lo que le  motivaba  no eran sentimientos tan santos sino las  ansias de poder que encontraban en su posición de autoridad la fuente para encontrar satisfacción.

Dice de él la Biblia:3Jn 1:9 NVI  Le escribí algunas líneas a la iglesia,  pero Diótrefes,  a quien le encanta ser el primero entre ellos,  no nos recibe.

Otra versión del mismo verso dice:3Jn 1:9 BL95  Convenía que yo escribiera a la Iglesia, pero a Diotrefes le gusta tanto el mando que no nos hace caso.

 En el corazón de este hombre prevalecía el amor  pero no por Dios o su Iglesia,prevalecíael amor por si mismo, el amor por tener la posición o el nivel más elevado, y esto sigue siendo un gran peligro aún hoy.

 La Biblia contiene muchas advertencias acerca de este peligro. Otros pasajes dicen:1Ti 3:1-6 BLS  Es verdad que si alguien desea dirigir una iglesia, desea un buen trabajo.  (2)  Pero debe ser alguien a quien ....  (6)  Y no debe ser alguien con poco tiempo de haber creído en Jesucristo, pues puede volverse orgulloso y entonces recibirá el mismo castigo que Satanás.

 Tit 1:7 BAD  El obispo tiene a su cargo la obra de Dios, y por lo tanto debe ser intachable: no arrogante, ...

 Flp 2:3-4 BAD  No hagáis nada por egoísmo o vanidad; más bien, (con humildad) considerad a los demás como superiores a vosotros mismos.  (4)  Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás.

 Rom 12:10 BNP  En el amor entre hermanos demuéstrense cariño, estimando a los otros como más dignos.

 No hay lugar para la arrogancia, ni aún siendo encumbrada  nuestra posición  ya que eso es lo que nos enseñó Jesús.

 Antes de la Pascua sucedió   que...

Jua 13:3-7 RV60  sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos,  y que había salido de Dios,  y a Dios iba,  (4)  se levantó de la cena,  y se quitó su manto,  y tomando una toalla,  se la ciñó.  (5)  Luego puso agua en un lebrillo,  y comenzó a lavar los pies de los discípulos,  y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.  (6)  Entonces vino a Simón Pedro;  y Pedro le dijo:  Señor,  ¿tú me lavas los pies?  (7)  Respondió Jesús y le dijo:  Lo que yo hago,  tú no lo comprendes ahora;  mas lo entenderás después.

 Lo que Pedro no entendió, Jesús  se lo explicó  así:Jua 13:12-17 RV60  Así que,  después que les hubo lavado los pies,  tomó su manto,  volvió a la mesa,  y les dijo:  ¿Sabéis lo que os he hecho?  (13)  Vosotros me llamáis Maestro,  y Señor;  y decís bien,  porque lo soy.  (14)  Pues si yo,  el Señor y el Maestro,  he lavado vuestros pies,  vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.  (15)  Porque ejemplo os he dado,  para que como yo os he hecho,  vosotros también hagáis.  (16)  De cierto,  de cierto os digo:  El siervo no es mayor que su señor,  ni el enviado es mayor que el que le envió.  (17)  Si sabéis estas cosas,  bienaventurados seréis si las hiciereis.

 "Jesús fue el siervo modelo y mostró su disposición de servicio a sus discípulos. Lavar los pies de los huéspedes era una tarea que debía llevar a cabo un sirviente de la casa cuando llegaban los invitados. Pero Jesús se colocó una toalla a la cintura, del modo que lo haría el más humilde de los esclavos, para luego lavar y secar los pies de sus discípulos. Si incluso El, Dios hecho carne, está dispuesto a servir, nosotros sus seguidores también debemos ser siervos, dispuestos a servir de cualquier modo que glorifique a Dios. ¿Está usted dispuesto a seguir el ejemplo de servicio de Cristo? ¿A quién puede servir hoy? Hay una bendición especial para los que no solo están de acuerdo en que el servicio humilde es característico de Cristo, sino que también van más allá y lo cumplen"  Comentario Biblia Diario Vivir, Juan 13:1-17

 He allí  el porqué Diótrefes no encajaba con la idea de Jesús sobre el  ministerio cristiano. En otro momento ...:Mar 10:42-45 TLA  ... Jesús los llamó a todos y les dijo: -En este mundo, como ustedes bien saben, los jefes de las naciones gobiernan sobre sus pueblos y no los dejan hacer nada sin su permiso. Además, los líderes más importantes de un país imponen su autoridad sobre cada uno de sus habitantes.  (43)  Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, si alguien quiere ser importante, tendrá que servir a los demás.  (44)  Si alguno quiere ser el primero, deberá ser el esclavo de todos.  (45)  Yo, el Hijo del hombre, soy así. No vine a este mundo para que me sirvan, sino para servir a los demás. Vine para liberar a la gente que es esclava del pecado, y para lograrlo pagaré con mi vida.

 Es el  propósito  de estas palabras el despertarnos a la realidad  de  uno de los peligros  más  destructivos en  el  ministerio cristiano. El  orgulloso  corazón de Diótrefes le  volvió  en un pesado obstáculo para la Iglesia del primer siglo.

 Creo que aún hoy muchos  "Diótrefes" siguen estorbando el  crecimiento de la Iglesia cristiana. Sean éstas  palabras un llamado de advertencia para  que en humilde arrepentimiento  busquemos el ser parte del glorioso ministerio cristiano  pero con un liderazgo de siervo.

 1Pe 5:1-4 TLA  Quiero darles un consejo a los líderes de la iglesia. Yo también soy líder como ellos, y soy testigo de cómo sufrió Cristo. Además, cuando Cristo regrese y muestre lo maravilloso que es él, disfrutaré de parte de su gloria. Mi consejo es el siguiente:  (2)  Cuiden ustedes de las personas que Dios dejó a su cargo, pues ellas pertenecen a Dios. Cuídenlas, como cuida el pastor a sus ovejas. Háganlo por el gusto de servir, que es lo que a Dios le agrada, y no por obligación ni para ganar dinero.  (3)  No traten a los que Dios les encargó como si ustedes fueran sus amos; más bien, procuren ser un ejemplo para ellos.  (4)  Así, cuando regrese Cristo, que es el Pastor principal, ustedes recibirán un maravilloso premio que durará para siempre.

{
}
{
}

Deja tu comentario Diótrefes vs. Jesús

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre