Avisar de contenido inadecuado

Dios tiene la última palabra

{
}
Aquellos que tienen  fe no tienen que perder las esperanzas porque la última palabra la tiene Dios.

 

Hubo un rey sobre la nación de Judá llamado Ezequías que: en Jehová Dios de Israel puso su esperanza; ni después ni antes de él hubo otro como él entre todos los reyes de Judá. Porque siguió a Jehová, y no se apartó de él, sino que guardó los mandamientos que Jehová prescribió a Moisés Jehová estaba con él; y adondequiera que salía, prosperaba. 2Reyes 18:5-7 a Mientras él reinaba, en la nación vecina de Israel: subió Salmanasar rey de los asirios contra Samaria, y la sitió, y la tomaron al cabo de tres años. ,...,Y el rey de Asiria llevó cautivo a Israel a Asiria,... ,por cuanto no habían atendido a la voz de Jehová su Dios, sino que habían quebrantado su pacto; y todas las cosas que Moisés siervo de Jehová había mandado, no las habían escuchado, ni puesto por obra. 2Reyes18:9-12 Ocho años después de estos acontecimientos, el mismo imperio que conquistó a la nación vecina y hermana de Israel y su capital Samaria, viene sobre Judá donde reinaba Ezequías. Es en el proceso de conversación entre uno y otro que podremos ver argumentos que aún hoy están en nuestra mente y nos hacen dudar de que es  Dios quien tiene la última palabra. Otros no pudieronIsa 36:18 NVI   "No se dejen seducir por Ezequías cuando dice: El Señor nos librará. ¿Acaso alguno de los dioses de las naciones pudo librar a su país de las manos del rey de Asiria? Mirar a otros a nuestro alrededor y ver a otros que enfrentando nuestros mismos problemas no pudieron superarlos es algo que desanima, pero donde otros no pudieron tu y yo podemos vencer por medio de la fe en Cristo Jesús que es quien, en realidad, va a pelear por nosotros.  Dios no puede                   Isa 36:20 NVI   ¿Cuál de todos los dioses de estos países ha podido salvar de mis manos a su país? ¿Cómo entonces podrá el Señor librar de mis manos a Jerusalén? Ver el problema más grande que Dios es como ahogarse en un vaso de agua. No desestimo tus luchas ni tus problemas, lo que hago es entender y creer en la capacidad de quien llamamos omnipotente Dios. No tengo la fuerza para lucharIsa 36:9 RV60  ¿Cómo,  pues,  podrás resistir a un capitán,  al menor de los siervos de mi señor,  aunque estés confiado en Egipto con sus carros y su gente de a caballo? Si menospreciar la capacidad de Dios no es el problema tal vez lo sea el valorarnos a nosotros mismos.Dos cosas en cuanto a esto:Rom 8:31-32 BLS  Sólo nos queda decir que si Dios está de nuestra parte, nadie podrá ponerse en contra nuestra.  (32)  Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con él todas las cosas. No estas solo, Dios pelea contigo y si siendo su enemigo no negó el enviar su hijo, cuanto menos ahora, habiéndote reconciliado con él y siendo parte de su familia, ¿Él te negará su ayuda? Y además: 2Ti 1:7 BLS  Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana. Tal vez tu humanamente seas débil pero el poder que Dios te da es un poder ilimitado. (Efesios 1: 19) ResignaciónIsa 36:16-17 RV60  No escuchéis a Ezequías,  porque así dice el rey de Asiria:  Haced conmigo paz,  y salid a mí;  y coma cada uno de su viña,  y cada uno de su higuera,  y beba cada cual las aguas de su pozo,  (17)  hasta que yo venga y os lleve a una tierra como la vuestra,  tierra de grano y de vino,  tierra de pan y de viñas. Nos rebelamos a tantas cosas pero a las que verdaderamente nos tenemos que rebelar la soportamos. La resignación no es algo bueno a menos que así se dirigido por Dios. Enfermedades, indiferencia familiar, adicción, y tantas otras cosas a las cuales nos rendimos sin luchar contra ellas. No nos resignemos a lo que nos quiere esclavizar. Luchemos con las fuerzas de Cristo y así podremos vencer.

Ezequías no se dejo engañar por estos argumentos sino que emprendió una acción que le dio la oportunidad a Dios de dar la última palabra:

Isa 37:15-21 RV60  Entonces Ezequías oró a Jehová,  diciendo:  (16)  Jehová de los ejércitos,  Dios de Israel,  que moras entre los querubines,  sólo tú eres Dios de todos los reinos de la tierra;  tú hiciste los cielos y la tierra.  (17)  Inclina,  oh Jehová,  tu oído,  y oye;  abre,  oh Jehová,  tus ojos,  y mira;  y oye todas las palabras de Senaquerib,  que ha enviado a blasfemar al Dios viviente.  (18)  Ciertamente,  oh Jehová,  los reyes de Asiria destruyeron todas las tierras y sus comarcas,  (19)  y entregaron los dioses de ellos al fuego;  porque no eran dioses,  sino obra de manos de hombre,  madera y piedra;  por eso los destruyeron.  (20)  Ahora pues,  Jehová Dios nuestro,  líbranos de su mano,  para que todos los reinos de la tierra conozcan que sólo tú eres Jehová.  (21)  Entonces Isaías hijo de Amoz envió a decir a Ezequías:  Así ha dicho Jehová Dios de Israel:  Acerca de lo que me rogaste sobre Senaquerib rey de Asiria, Isa 37:33-38 RV60  Por tanto,  así dice Jehová acerca del rey de Asiria:  No entrará en esta ciudad,  ni arrojará saeta en ella;  no vendrá delante de ella con escudo,  ni levantará contra ella baluarte.  (34)  Por el camino que vino,  volverá,  y no entrará en esta ciudad,  dice Jehová.  (35)  Porque yo ampararé a esta ciudad para salvarla,  por amor de mí mismo,  y por amor de David mi siervo.  (36)  Y salió el ángel de Jehová y mató a ciento ochenta y cinco mil en el campamento de los asirios;  y cuando se levantaron por la mañana,  he aquí que todo era cuerpos de muertos.  (37)  Entonces Senaquerib rey de Asiria se fue,  e hizo su morada en Nínive.  (38)  Y aconteció que mientras adoraba en el templo de Nisroc su dios,  sus hijos Adramelec y Sarezer le mataron a espada,  y huyeron a la tierra de Ararat;  y reinó en su lugar Esarhadón su hijo.  

Termino con las palabras del salmista:

Salmo 40:1-4 RV60  Pacientemente esperé a Jehová,  Y se inclinó a mí,  y oyó mi clamor.  (2)  Y me hizo sacar del pozo de la desesperación,  del lodo cenagoso;  Puso mis pies sobre peña,  y enderezó mis pasos.  (3)  Puso luego en mi boca cántico nuevo,  alabanza a nuestro Dios.  Verán esto muchos,  y temerán,  Y confiarán en Jehová.  (4)  Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza,  

Estimado hermano, no te desanimes, no pierdas la esperanza porque la última palabra la tiene Dios.

 
{
}
{
}

Deja tu comentario Dios tiene la última palabra

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.