Avisar de contenido inadecuado

Deudores clase A

{
}

La conciencia del lugar del cual Cristo nos rescató debería generar un profundo amor por nuestro Redentor divino.

 Dos personas con ideas diferentes acerca de si mismos, y por ello, dos actitudes diferentes ante Jesús. Luc 7:47 PDT  Te digo que se puede ver que sus muchos pecados le han sido perdonados y por eso ahora me demostró mucho aprecio. Pero el que siente muy poca necesidad de ser perdonado, sentirá poco aprecio cuando sea perdonado.

 Ser consiente de lo complicado de nuestra condición es el primer paso para valorar la obra de Cristo en la cruz, y en ello demostrar una genuina actitud de amor, compromiso y fidelidad, para con Él.

 1) POCA NECESIDAD DE PERDÓN

Ni siquiera por causa de las normas de hospitalidad vigente, y mucho menos como demostración de aprecio por la obra de Cristo ante la conciencia de la profundidad de su pecado. Aquél fariseo trató con verdadero desprecio a Jesús

 Luc 7:40-47 PDT  Entonces Jesús respondiendo a lo que el fariseo estaba pensando, dijo: -Simón, tengo algo que decirte. Simón le dijo: -Dime, Maestro.  (41)  Jesús dijo: -Dos hombres tenían una deuda con un prestamista. Uno le debía quinientas monedas de plata y el otro le debía cincuenta.  (42)  Ninguno de los dos tenía dinero y no podían pagar la deuda. El prestamista les dijo que les perdonaba la deuda. ¿Cuál de los dos lo apreciará más?  (43)  Simón respondió: -Me imagino que el que le debía más. Él le dijo: -Tienes razón.  (44)  Jesús miró a la mujer y le dijo a Simón: -¿Ves a esta mujer? Vine a tu casa y no me diste agua para lavarme los pies, mientras que ella los ha mojado con sus lágrimas y los ha secado con su cabello.  (45)  Tú no me saludaste con un beso, pero desde que llegué, ella no ha cesado de besarme los pies.  (46)  No me diste aceite para arreglarme el cabello, pero ella ungió mis pies con perfume en aceite.  (47)  Te digo que se puede ver que sus muchos pecados le han sido perdonados y por eso ahora me demostró mucho aprecio. Pero el que siente muy poca necesidad de ser perdonado, sentirá poco aprecio cuando sea perdonado.

 La pregunta que debemos hacernos es: ¿cuánta necesidad de ser perdonado debo sentir? ¿Para Dios hay "deudores de quinientos" y "deudores de cincuenta"? La respuesta a esta última es no, todos somos deudores de "quinientas monedas", todos tenemos la misma necesidad de ser perdonados por Él.

 2) DEUDORES DE QUINIENTAS MONEDAS

Este argumento atenta contra la forma en que algunos de nosotros nos consideramos, y más cuando nos comparamos con otros, pero lo cierto es que todos estamos en la misma condición: separados de Dios.

 Stg 2:10-11 TLA  Si ustedes obedecen todas las leyes, menos una de ellas, es lo mismo que si desobedecieran todas.  (11)  Porque el mismo Dios que dijo: «No sean infieles en su matrimonio», también dijo: «No maten». Por eso, si tú eres fiel en el matrimonio, pero matas, eres culpable de haber desobedecido la ley de Dios.

 Algunos no roban pero mienten, otros no adulteran físicamente pero si en sus pensamientos, otros no matan pero si se enojan desmedidamente, es decir, de alguna manera todos tenemos una profunda necesidad de ser perdonados por Dios porque, cualquier falta, hasta la más "mínima", nos coloca en la posición de culpables ante Él.

 CONCLUSIÓN

No importa quien seas, o lo que haya sido tu estilo vida, tenías la misma necesidad de perdón que aquél culpable de las peores atrocidades en nuestra sociedad. Y en el tener conciencia de lo comprometida de tu condición, manifestar ahora un profundo amor y devoción por nuestro Redentor y Salvador.

 No hay deudores "clase A" o "clase B", todos estamos bajo la misma condenación, y si hoy has sido rescatado por tu fe en Cristo Jesús, nunca te olvides que sin Él no tendrías esperanza, para que tu amor no se enfríe y mantengas una profunda veneración a Él.

{
}
{
}

Deja tu comentario Deudores clase A

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre