Avisar de contenido inadecuado

Desubicados

{
}
Una de las cosas más irritantes es un ser humano desubicado, tenga cuidado, no sea que el orgullo o la avaricia lo empujen a serlo.

Todos estaban enfocados en la reconstrucción de su identidad como nación. No solo estaban preocupados por los edificios y la muralla, también lo estaban por la gente, y mientras muchos sacrificios se hacían en favor de esto, había quienes se destacaban....pero por ser unos desubicados.

Neh 5:8 TLA  Entonces les dije: «Nosotros hemos estado haciendo todo lo posible por rescatar a nuestros compatriotas que fueron vendidos como esclavos a otras naciones. Ahora ustedes los están obligando a venderse de nuevo, y después nosotros tendremos que volver a rescatarlos». Ellos no supieron qué responder, así que se quedaron en silencio.

Manifestarse como fuera de lugar, en cualquier ámbito de la vida, familiar, laboral, ministerial, es causa de continua irritación para aquél y para quienes les rodean. ¿Cómo evitar esto? Un buen paso es dejar de enfocarse solamente en uno mismo y tratar de tener una mirada más amplia que involucre también a los demás.

1) ORGULLO Y AVARICIA
En momentos donde la mayoría se enfoca detrás de un fin común, este tipo de gente siempre resalta.
Dice la Biblia que: Neh 4:21 PDT  Entonces continuamos nuestro trabajo con la mitad de los hombres manteniendo las lanzas en la mano desde la primera luz de la mañana hasta que salían las estrellas.

Tal era el ánimo que nada los detenía. Y así estaban todos...menos unos pocos desubicados: Neh 3:5 TLA  La gente de Tecoa se hizo cargo de la siguiente sección, pero los hombres importantes de ese pueblo no quisieron ayudar a los que dirigían la obra.

Aunque estaba el sumo sacerdote y algunos gobernadores trabajando en la obra, aquéllos se consideraron demasiado "importantes" como para esta tarea. El resultado es que brillaron pero como los grandes desubicados que eran.

También el esfuerzo tenía que ver con rescatar mediante pago de dinero, a quienes habían sido vendidos en esclavitud, y no solo eso, sino que también estaban preocupados por no causar más penurias económicas de las que ya tenían.
Neh 5:15-18 PDT  Los gobernadores anteriores fueron muy exigentes con la gente y obligaban a todos a pagar cuarenta monedas de plata y a entregar vino y comida. Incluso sus servidores oprimían al pueblo, pero yo no hice lo mismo que ellos porque respetaba a Dios.  (16)  En cambio, sí trabajé duro, junto con todos mis servidores, en la reconstrucción de la muralla de Jerusalén y no le quité a nadie su tierra.  (17)  Normalmente a mi mesa eran bienvenidos ciento cincuenta funcionarios judíos junto con los que habían venido a nosotros desde las naciones vecinas.  (18)  Todos los días, se preparaban para los que se sentaban a mi mesa, un buey, seis buenas ovejas y algunas aves. Cada diez días se servía vino en grandes cantidades; sin embargo, nunca reclamé el salario asignado al gobernador porque sabía que el trabajo que la gente debía hacer para pagar los impuestos era muy duro.

Este era el espíritu que reinaba en la mayoría, pero una vez más había quienes se iban a destacar pero para mal.
Neh 5:5-7 PDT  Somos de la misma nación que los nobles y nuestros hijos son iguales a sus hijos, pero nosotros nos vemos forzados a venderlos como esclavos. Ya algunas de nuestras hijas son sus esclavas y no podemos hacer nada porque ya nuestras tierras y viñedos les pertenecen a otros».  (6)  Yo me enojé mucho al escuchar la protesta y sus quejas.  (7)  Después de pensarlo bien, reprendí así a los nobles y a los oficiales: «Todos ustedes están obligando a su propio pueblo a pagar intereses sobre el dinero que les han prestado. Eso no puede seguir sucediendo»...

El punto es que, cuando solo estamos enfocados en nosotros mismos, y para nada nos preocupa un objetivo más colectivo, de seguro terminaremos manifestándonos como seres desubicados. Y ello será motivo de irritación para todos los que nos rodean.

CONCLUSIÓN
Este concepto usted puede verlo desde en el matrimonio, la familia, el trabajo, y hasta cualquier otra forma de asociación humana donde se busque un fin común. Nada más irritante en estos casos que la manifestación de alguien desubicado, alguien que solo piensa en sí mismo sin importarle el esfuerzo común de los demás.

Sea en una fiesta familiar, en el ámbito laboral, en un proyecto escolar, o en el hogar, no piense solo en usted, no haga solo lo que usted quiere, no sea inmaduro ni desubicado, trate de captar el fin común de aquella asociación entre seres humanos y esfuércese por aportar a ella. Una de las cosas más irritantes es un ser humano desubicado, tenga cuidado, no sea que el orgullo o la avaricia lo empujen a serlo.

Todos estaban enfocados en la reconstrucción de su identidad como nación. No solo estaban preocupados por los edificios y la muralla, también lo estaban por la gente, y mientras muchos sacrificios se hacían en favor de esto, había quienes se destacaban....pero por ser unos desubicados.

Neh 5:8 TLA  Entonces les dije: «Nosotros hemos estado haciendo todo lo posible por rescatar a nuestros compatriotas que fueron vendidos como esclavos a otras naciones. Ahora ustedes los están obligando a venderse de nuevo, y después nosotros tendremos que volver a rescatarlos». Ellos no supieron qué responder, así que se quedaron en silencio.

Manifestarse como fuera de lugar, en cualquier ámbito de la vida, familiar, laboral, ministerial, es causa de continua irritación para aquél y para quienes les rodean. ¿Cómo evitar esto? Un buen paso es dejar de enfocarse solamente en uno mismo y tratar de tener una mirada más amplia que involucre también a los demás.

1) ORGULLO Y AVARICIA
En momentos donde la mayoría se enfoca detrás de un fin común, este tipo de gente siempre resalta.
Dice la Biblia que: Neh 4:21 PDT  Entonces continuamos nuestro trabajo con la mitad de los hombres manteniendo las lanzas en la mano desde la primera luz de la mañana hasta que salían las estrellas.

Tal era el ánimo que nada los detenía. Y así estaban todos...menos unos pocos desubicados: Neh 3:5 TLA  La gente de Tecoa se hizo cargo de la siguiente sección, pero los hombres importantes de ese pueblo no quisieron ayudar a los que dirigían la obra.

Aunque estaba el sumo sacerdote y algunos gobernadores trabajando en la obra, aquéllos se consideraron demasiado "importantes" como para esta tarea. El resultado es que brillaron pero como los grandes desubicados que eran.

También el esfuerzo tenía que ver con rescatar mediante pago de dinero, a quienes habían sido vendidos en esclavitud, y no solo eso, sino que también estaban preocupados por no causar más penurias económicas de las que ya tenían.
Neh 5:15-18 PDT  Los gobernadores anteriores fueron muy exigentes con la gente y obligaban a todos a pagar cuarenta monedas de plata y a entregar vino y comida. Incluso sus servidores oprimían al pueblo, pero yo no hice lo mismo que ellos porque respetaba a Dios.  (16)  En cambio, sí trabajé duro, junto con todos mis servidores, en la reconstrucción de la muralla de Jerusalén y no le quité a nadie su tierra.  (17)  Normalmente a mi mesa eran bienvenidos ciento cincuenta funcionarios judíos junto con los que habían venido a nosotros desde las naciones vecinas.  (18)  Todos los días, se preparaban para los que se sentaban a mi mesa, un buey, seis buenas ovejas y algunas aves. Cada diez días se servía vino en grandes cantidades; sin embargo, nunca reclamé el salario asignado al gobernador porque sabía que el trabajo que la gente debía hacer para pagar los impuestos era muy duro.

Este era el espíritu que reinaba en la mayoría, pero una vez más había quienes se iban a destacar pero para mal.
Neh 5:5-7 PDT  Somos de la misma nación que los nobles y nuestros hijos son iguales a sus hijos, pero nosotros nos vemos forzados a venderlos como esclavos. Ya algunas de nuestras hijas son sus esclavas y no podemos hacer nada porque ya nuestras tierras y viñedos les pertenecen a otros».  (6)  Yo me enojé mucho al escuchar la protesta y sus quejas.  (7)  Después de pensarlo bien, reprendí así a los nobles y a los oficiales: «Todos ustedes están obligando a su propio pueblo a pagar intereses sobre el dinero que les han prestado. Eso no puede seguir sucediendo»...

El punto es que, cuando solo estamos enfocados en nosotros mismos, y para nada nos preocupa un objetivo más colectivo, de seguro terminaremos manifestándonos como seres desubicados. Y ello será motivo de irritación para todos los que nos rodean.

CONCLUSIÓN
Este concepto usted puede verlo desde en el matrimonio, la familia, el trabajo, y hasta cualquier otra forma de asociación humana donde se busque un fin común. Nada más irritante en estos casos que la manifestación de alguien desubicado, alguien que solo piensa en sí mismo sin importarle el esfuerzo común de los demás.

Sea en una fiesta familiar, en el ámbito laboral, en un proyecto escolar, o en el hogar, no piense solo en usted, no haga solo lo que usted quiere, no sea inmaduro ni desubicado, trate de captar el fin común de aquella asociación entre seres humanos y esfuércese por aportar a ella.
{
}
{
}

Deja tu comentario Desubicados

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre