Avisar de contenido inadecuado

La derrota en Horma

{
}

Intentar forzar la voluntad divina es algo que le aconsejo ni lo intente, seguramente en ello le irá mal.

 Dice la Biblia: Deu 1:42-44 RV1960 (T)  Y Jehová me dijo: Diles: No subáis, ni peleéis, pues no estoy entre vosotros; para que no seáis derrotados por vuestros enemigos.  (43)  Y os hablé, y no disteis oído; antes fuisteis rebeldes al mandato de Jehová, y persistiendo con altivez subisteis al monte.  (44)  Pero salió a vuestro encuentro el amorreo, que habitaba en aquel monte, y os persiguieron como hacen las avispas, y os derrotaron en Seir, hasta Horma.

 Tan malo como la incredulidad es este pecado, en el intentar "obligar" a Dios no saldremos bien parados.

 1) QUERER "OBLIGAR" A DIOS

La historia comienza cuando debían ir a la pelea pero no fueron por miedo a la derrota.

Deu 1:25-26 RV1960 (T)  Y tomaron en sus manos del fruto del país, y nos lo trajeron, y nos dieron cuenta, y dijeron: Es buena la tierra que Jehová nuestro Dios nos da.  (26)  Sin embargo, no quisisteis subir, antes fuisteis rebeldes al mandato de Jehová vuestro Dios;

 Observe esto: cuando era el momento de ir a la conquista, cuando así Dios esperaba que hicieran, dice que "(26)...no quisisteis subir, antes fuisteis rebeldes...". Y cuando la orden es no atacar, "(43)...antes fuisteis rebeldes al mandato de Jehová, y persistiendo con altivez subisteis al monte..."

 ¿Cuál fue el resultado de esta osadía? ¿De este continuo tratar de forzar la voluntad de Dios?

 Derrotados en el monte y condenados a vagar en el desierto por muchos años.

 CONCLUSIÓN

 ¿Cuál es el punto en estas palabras?

 Resistirse en incredulidad a Dios es malo, y el intentar "obligarlo" a hacer cosas que no ha dicho que hará, también.

 ¿Qué derecho tiene a reclamar bendición quien vive en pecado? ¿Porque habría de sanar al que le ha dicho: "bástate mi gracia porque mi poder se perfecciona en la debilidad?¿Porque habría de librar de persecución a quién se le ha anunciado el gran galardón que soportarla conlleva?

 Dios es soberano,  y no está obligado a sujetarse a nuestra voluntad, sino que, por el contrario, somos nosotros los que debemos sujetarnos a la de Él, y mejor que aprendiéramos a hacerlo cuanto antes.

{
}
{
}

Deja tu comentario La derrota en Horma

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre