Avisar de contenido inadecuado

De esto depende

{
}

Tu religión no tiene sentido si no sigues esta simple regla

Dice la Biblia: Mat 7:12 RV1960 (T) Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

¿Quién es una de las personas sobre la que tenemos las mejores intenciones, los mejores deseos? ¿Quién es ésta sobre la cual también nos mostraremos amplios en ejercer la paciencia y la misericordia ante sus fallos? Entre algunos pocos, nosotros mismos.

No esperamos ser ignorados en nuestras necesidades, ni cosechar indiferencia ante nuestros logros. No queremos ser tratados con dureza ante nuestras equivocaciones ni que estas sean motivo de murmuraciones. Y es exactamente toda esta expectativa la que Dios espera que volquemos en el trato con nuestros semejantes.

Tratar a los demás como queremos ser tratados es la regla y sin ella toda nuestra religión pierde su sentido.Mar 12:29-31 RV1960 (T) (29) Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. (30) Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. (31) Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.

El trato amable, amoroso, paciente, misericordioso, atento, que queremos recibir y ahora damos a nuestro prójimo, es la forma de cumplir aquél segundo mandamiento, sin el cual mi religión pierde su valor. 1Co 13:1-3 RV1960 (T) Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe. (2) Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy. (3) Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

Muchas cosas podemos hacer como seguidores de Cristo pero nada es mayor que esto: amar a Dios con todo y a mi prójimo como a mi mismo. No dudo que cumplas lo primero, pero en cuanto a lo segundo, muestra ese amor y comienza por tratarle como te gustaría que te trataran a ti

{
}
{
}

Deja tu comentario De esto depende

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre