Avisar de contenido inadecuado

¿de dónde?

{
}

 ¿De dónde?....¿cómo?. Siendo concientes de las circunstancias y teniendo el deseo de hacer algo por el cambio, muchas veces nos encontramos enfrentados a la realidad de nuestra impotencia y allí somos sorprendidos por aquellas declaraciones de resignación.

Qué hacer cuando no vemos de dónde vendrá nuestra ayuda o cómo encontraremos la salida es lo que trato de aconsejar en este mensaje.

Si bien los cuatro evangelios en la Biblia se centran en la vida de Jesús, cada uno de los autores aportan sus características únicas que ayudan a obtener una mayor riqueza en su conjunto.

Uno de ellos, Marcos, presenta un Jesús dinámico y extraordinariamente activo. En ese ímpetu que trasmite a través de sus palabras llegamos a un punto en el cual los discípulos se hicieron las mismas preguntas:¿cómo?..¿de dónde?, y en la respuesta a ellas es que nosotros seremos alumbrados.

Dice la Biblia que:Mar 8:1-3 TLA  Un día, mucha gente volvió a reunirse junto a Jesús, y como no tenían nada para comer, Jesús llamó a sus discípulos y les dijo:  (2)  -Siento compasión de toda esta gente. Ya han estado conmigo tres días y no tienen nada que comer.  (3)  Algunos han venido desde muy lejos; si los mando a sus casas sin comer, pueden desmayarse en el camino.

La situación no era sencilla ya que aquel lugar era desierto y la "mucha gente" eran mas de cutro mil personas .

Ante esto los discípulos solo pudieron decir:Mar 8:4 TLA  ... -Pero en este lugar no vive nadie. ¿Dónde vamos a conseguir comida para tanta gente?

Eran concientes de las circunstancias y supongo que tendrían el deseo de hacer algo, pero ahora se enfrentaban a su realidad: era imposible hacer algo por ellos.

Aquello se presentaba como un gran obstáculo en el camino de estos hombres pero la realidad de Jesús no era la misma que la de sus discípulos.

Mar 8:5-8 TLA  Jesús les preguntó: -¿Cuántos panes tienen? -Siete -contestaron los discípulos.  (6)  Jesús le ordenó a la gente que se sentara en el suelo. Luego tomó los siete panes y dio gracias a Dios. Partió los panes en pedazos y se los entregó a sus discípulos, para que ellos los repartieran entre la gente. Los discípulos hicieron lo que Jesús les había mandado.  (7)  Como también tenían unos cuantos pescaditos, Jesús dio gracias y mandó que los repartieran.  (8)  Todos los que estaban allí comieron hasta quedar satisfechos, y con los pedazos que sobraron llenaron siete canastas.

En el evangelio de Marcos encontramos el testimonio de muchas personas que se encontraban totalmente aplastadas por su realidad pero que encontraron en la fe en Jesús el "como" y "el donde".

Mar 8:22-25 TLA  Cuando llegaron al pueblo de Betsaida, unas personas guiaron a un ciego hasta Jesús y le pidieron que lo tocara.  ....(25)... Jesús volvió a ponerle las manos sobre los ojos. El hombre miró de nuevo con cuidado, y vio todo claramente, porque ya estaba sano.

Mat 9:20-22 TLA  En el camino, pasaron por donde estaba una mujer que había estado enferma durante doce años. Su enfermedad le hacía perder mucha sangre. Al verlos pasar, la mujer pensó: «Si tan sólo pudiera tocar el manto de Jesús, con eso quedaría sana.» Entonces se acercó a Jesús por detrás y tocó su manto.  (22)  Jesús se dio vuelta, vio a la mujer y le dijo: «Ya no te preocupes, tu confianza en Dios te ha sanado.» Y desde ese momento la mujer quedó sana.

Mat 9:(18) TLA  Mientras Jesús hablaba, llegó un jefe de los judíos, se arrodilló delante de él y le dijo: «¡Mi hija acaba de morir! Pero si tú vienes y pones tu mano sobre ella, volverá a vivir.»  (19)  Jesús se levantó y se fue con él. Sus discípulos también lo acompañaron.....(24) Jesús les dijo: «Salgan de aquí. La niña no está muerta, sino dormida.» La gente se rió de Jesús.  (25)  Pero una vez que sacaron a todos, Jesús entró, tomó de la mano a la niña, y ella se levantó.

No es mi intención reducir la persona de Jesús a la de un mero sanador o milagrero. Tampoco es Él nuestro mandadero incondicional.

Muchos claman a Él pero no reciben respuesta y eso es porque Él no puede escucharles:Isa 59:2 TLA  Pero la maldad de ustedes los ha separado de Dios. Sus pecados han hecho que Dios se tape los oídos y no quiera escucharlos.

Es por eso que quien quiera recibir de ÉL ayuda deberá pensar en primero restaurar su relación con Él.¿Cómo esto puede ser posible? Solo por la fe en Jesús.Jua 1:12 BAD  Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.

Entonces si, bajo el derecho que tenemos como hijos, podemos esperar de Él su auxilio.Rom 8:32 BLS  Dios no nos negó ni siquiera a su propio Hijo, sino que lo entregó por nosotros, así que también nos dará junto con él todas las cosas.

Habiendo aclarado el orden correcto, es mi intención el avivar en ti la esperanza, no fundamentada en tu realidad humana y limitada, sino en la de aquel que es todopoderoso para abrir puertas donde no hay ninguna.

Sal 121:1-8 BL95  Dirijo la mirada hacia los montes:¿de dónde me llegará ayuda?  (2)  Mi socorro me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.  (3)  No deja que tu pie dé un paso en falso, no duerme tu guardián;"  (4)  jamás lo rinde el sueño o cabecea el guardián de Israel.  (5)  El Señor es tu guardián y tu sombra, el Señor está a tu diestra.  (6)  Durante el día el sol no te maltratará, ni la luna de noche.  (7)  Te preserva el Señor de todo mal, él guarda tu alma.  (8)  El te guarda al salir y al regresar, ahora y para siempre.

{
}
{
}

Deja tu comentario ¿de dónde?

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre