Avisar de contenido inadecuado

Cueva de ladrones

{
}

El amor al dinero nos aparta de Dios aún cuando vaya disfrazado como adoración

 Dice la Biblia: Mar 11:15-17 RV1960 (T)  (15)  Vinieron, pues, a Jerusalén; y entrando Jesús en el templo, comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban en el templo; y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas;  (16)  y no consentía que nadie atravesase el templo llevando utensilio alguno.  (17)  Y les enseñaba, diciendo: ¿No está escrito: Mi casa será llamada casa de oración para todas las naciones? Mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.

 De todas partes venían a celebrar la pascua en Jerusalén y era más fácil comprar el animal del sacrificio que traerlo, además de que la ofrenda de dinero debía darse en una única moneda, la del templo. Esto fue visto como una oportunidad de ganancia para algunos y aquella avidez por dinero fue quitando lugar del que estaba destinado para la oración y adoración a Dios.

 He aquí el problema: cuando uno pone su amor en el dinero, no hay dudas que resta lugar, en el corazón, a la verdadera adoración a Dios. Mat 6:24 RV1960 (T)  Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

 La verdadera adoración está carente de sentimientos de avaricia. Adorar con nuestros bienes por que esperamos una ganancia mayor por ello, no es más que una falsa imitación de la verdadera adoración que el Padre espera recibir.

 Hay cosas que no son compatibles, que no pueden ir juntas, así que medite con cual usted se habrá de quedar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Cueva de ladrones

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre