Avisar de contenido inadecuado

Cuando no hay necesidad de hablar

{
}

El poder del evangelio no solo se evidencia en una predicación elocuente, también en una vida transformada.

Dice la Biblia: 1Ts 1:6-10 RV1960 (T) Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo, (7) de tal manera que habéis sido ejemplo a todos los de Macedonia y de Acaya que han creído. (8) Porque partiendo de vosotros ha sido divulgada la palabra del Señor, no sólo en Macedonia y Acaya, sino que también en todo lugar vuestra fe en Dios se ha extendido, de modo que nosotros no tenemos necesidad de hablar nada; (9) porque ellos mismos cuentan de nosotros la manera en que nos recibisteis, y cómo os convertisteis de los ídolos a Dios, para servir al Dios vivo y verdadero, (10) y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.

Es interesante que, antes de ser ejemplo para alguien, debían convertirse en imitadores del Señor Jesucristo. Y ello se manifiesta en su conversión y esperanza.

El poder del evangelio no radica solamente en las palabras. Una vida que cambia de rumbo, que se mantiene con la fuerza de la esperanza eterna, y que sigue las mismas "pisadas" de Jesús, puede llegar a quitar la necesidad de decir algo.

Usted puede volverse en un evangelizador, y no tanto por lo que dice, sino por la forma en que vive su fe.

{
}
{
}

Deja tu comentario Cuando no hay necesidad de hablar

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre