Avisar de contenido inadecuado

Cuando la mentira ya no me sirve

{
}

Insistir en vivir una mentira, conociendo la verdad, es parte de las miserias que algunos escogen para su existir.

 Sabía aquél hombre cual era la verdad pero aún así, por interés, fabricó toda una mentira que no le sirvió cuando más le necesitó: 1Re 14:1-3 PDT  En ese tiempo, Abías hijo de Jeroboán, estaba enfermo.  (2)  Jeroboán le dijo a su esposa: «Vete a Siló para ver al profeta Ahías, el hombre que me informó que yo iba a ser el rey de Israel. Vístete de tal forma que la gente no sepa que eres mi esposa.  (3)  Al profeta, dale diez panes, algunas tortas y un frasco de miel. Pregúntale entonces lo que va a pasar con nuestro hijo. El profeta Ahías te lo dirá».

 Siló estaba íntimamente ligado a la persona de Dios, persona que este había intentado dejar fuera de su vida y de la vida de la nación, pero ahora corría en busca de Él.

Muchos son los que construyen sus vidas en torno a sus propias mentiras esforzándose por dejar a Dios fuera de ellas, pero cómo se derrumba todo eso ante aquellas situaciones que los superan y les lleva a reconocer a Aquél que tanto se esforzaron por ignorar.

No te esfuerces por construir  lo que en el futuro no te habrá de servir, mejor esfuérzate por seguir lo que tu corazón sabe que es la verdad, y la verdad es Dios.

 1) LA MENTIRA QUE NO LE SIRVIÓ

Ya lo vimos en artículos anteriores pero vale la pena repetirlo, fue por interés personal que Jeroboam inventó toda aquella falsedad: 1Re 12:26-28 PDT  Jeroboán pensó: «La dinastía de David recuperará el reino  (27)  si la gente sigue yendo a ofrecer sacrificios al templo del Señor en Jerusalén porque el corazón de este pueblo se volverá a su señor, o sea a Roboán, rey de Judá, me matarán y de nuevo lo seguirán».  (28)  Así que el rey le pidió consejo a sus sabios en cuanto a lo que debía hacer. Le dieron su opinión y Jeroboán hizo dos becerros de oro. El rey Jeroboán dijo al pueblo: «No deben ir más a Jerusalén para adorar. Israel, estos son los dioses que los sacaron de Egipto».

 Estaba bien para él que miles fueran detrás de esa mentira confiando en lo que no era más que el invento de su propio corazón, pero cuando fue a él mismo que le alcanzó la desgracia sabía que no era allí donde encontraría ayuda sino en Dios, el que él se había esforzado por ignorar.

 ¿Vivir en aquella mentira tuvo sus consecuencias? Claro que sí, Dios le dijo a través del profeta: 1Re 14:9-12 PER  sino que te has portado peor que tus predecesores, haciéndote dioses ajenos, ídolos de metal, para irritarme, y a mí me has dado la espalda,... (12)  Y tú, vete a tu casa; en cuanto pongas el pie en la ciudad, morirá el niño.

  CONCLUSIÓN

Sé que hay muchos que conocen la verdad o a lo menos la intuyen, y sé también que a pesar de ello, algunos se han esforzado por construir sus vidas no teniéndola como cimiento firme sino que se han apoyado en el engaño de filosofías que a veces no son más que el invento del corazón por ignorar lo que saben que es una realidad.

 Solo puedo decir que, tarde o temprano esas filosofías se mostrarán como lo que son, inventos del corazón del hombre que no pueden ayudar a nadie, y ahí es cuando brillará la verdad de Dios. Tal vez sea demasiado tarde para ti o tal vez no, todo depende de cuán rápido estés dispuesto a dejar toda aquella falsedad para seguir la Verdad.

 Rom 1:18-22 BL95  Desde el cielo nos amenaza la indignación de Dios por todas las maldades e injusticias de aquellos que sofocan la verdad con el mal.  (19)  Todo lo que se puede conocer de Dios lo tienen ante sus ojos, pues Dios se lo manifestó.  (20)  Lo que es y que no podemos ver ha pasado a ser visible gracias a la creación del universo, y por sus obras captamos algo de su eternidad, de su poder y de su divinidad. De modo que no tienen disculpa. (21) A pesar de que conocían a Dios, no le rindieron honores ni le dieron gracias como corresponde. Al contrario, se perdieron en sus razonamientos y su conciencia cegada se convirtió en tinieblas.  (22)  Creyéndose sabios, se volvieron necios.

 

{
}
{
}

Deja tu comentario Cuando la mentira ya no me sirve

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre