Avisar de contenido inadecuado

Cristianos subjetivos

{
}

También a los creyentes se les dificulta el captar la realidad de lo que ven o lo que oyen, y también el gran obstáculo para ello se encuentra en ellos mismos.

 INTRODUCCIÓN

Basta ir a la salida de una escuela y preguntar a los padres que esperan, cuál es el niño más lindo entre todos los que allí van, y generalmente la respuesta será: “el mío”. La realidad generalmente se encuentra influenciada por nuestros propios sentimientos o por nuestro propio pre-juicio, y esto es lo que señalamos como un gran problema en un artículo anterior (vea Subjetivos).

 El punto en este artículo es que también el creyente adolece de este mal, aunque también tiene la forma para librarse de el.

 Pablo dijo: Rom 12:3 RV1960 (T)  Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno.

 En otra versión dice: Rom 12:3 DHHe (D)  …, os digo a todos que nadie piense de sí mismo más de lo que debe pensar. Antes bien, piense cada uno de sí con moderación, según los dones que Dios le haya concedido junto con la fe.

 Nuestra “realidad”, en este caso sobre nosotros mismos, a veces no se corresponde con lo que realmente somos, es qué difícil es mantenerse objetivo, aún como creyente.

 1) OBJETIVO

Se define por el diccionario la palabra “objetivo” como: Perteneciente o relativo al objeto en sí mismo, con independencia de la propia manera de pensar o de sentir.

 Y eso es lo que no podemos hacer, independizar la realidad de lo que nosotros creemos que es la realidad (…piense cada uno de sí con moderación.)

 Entonces, ¿cómo lograr ser objetivo?

 1.1)          Por la Palabra

Stg 1:23-25 RV1960 (T)  Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.  (24)  Porque él se considera a sí mismo, y se va, y luego olvida cómo era.  (25)  Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.

 Aquél hombre poco se importó por la imagen que de él reflejaba el espejo, de seguro en su mente ya tenía una idea de cómo pensaba que era.

Para hacerme entender, ¿nunca salió a la calle con una idea de que usted se encontraba bien presentable, y el primer vidrio que se cruzó le devolvió una imagen diferente de usted mismo?

 Así sucede con nosotros los creyentes, nos formamos una idea, por ejemplo, de nuestra forma de vivir el cristianismo, y creemos que aquello es perfecto. Pero cuando vamos a la Palabra, ella nos devuelve un “reflejo” diferente donde se notan carencias que creíamos no tener.

El oidor olvidadizo no hará caso de aquél “reflejo”, lo olvidará, seguirá adelante con una falsa idea de si mismo, pero veremos al final que aquello será para su propio mal.

  1.2)         Por el Espíritu

Rom 12:2 PDT  No vivan según el modelo de este mundo. Mejor dejen que Dios cambie su vida con una nueva manera de pensar. Así podrán saber lo que Dios quiere para ustedes y también lo que es bueno, perfecto y agradable a él.

 Lo dijimos en el artículo “Subjetivos”, es el Espíritu Santo quien puede derribar esas “fortalezas” que impiden el que Cristo sea formado en nosotros, argumentos que nos dan una falsa sensación de satisfacción, cuando en algunos casos no debería ser tal.

  CONCLUSIÓN

Así como los que no creen son estorbados por sus prejuicios o sentimientos, así también los creyentes.

 Percibir una realidad que no lo es tal, podrá depararnos dolorosas sorpresas a cada uno de nosotros.

Mat 7:21-23 RV1960 (T)  No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  (22)  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?  (23)  Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. 

{
}
{
}

Deja tu comentario Cristianos subjetivos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre