Avisar de contenido inadecuado

Un cristianismo con valores diferentes

{
}

¿Será que somos parte de una generación caracterizada por un cristianismo flojo?

 Había algo que caracterizaba aquellos creyentes y Dios se los hizo saber: Heb 12:4-5 RV1960 (T)  Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado;  (5)  y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige,...

 Algo no anda bien en aquél que no está dispuesto a llevar su compromiso con Cristo más allá de las dificultades que le toque enfrentar, y esto no está bien. Dios quiere lo mejor para usted y hay momentos en que eso significa tener que padecer para poder aprender.

 1) CRISTIANISMO FLOJO

En el testimonio de los creyentes que les antecedieron (cap.11), y aún en el mismo Jesús(cap.12:2-3), algo es claro: el sufrimiento es parte de la vida del creyente. Pero por algún motivo, aquellos creyentes parecían no estar dispuestos a tolerarlo.

 Heb 12:3-6 TLA  Piensen en el ejemplo de Jesús. Mucha gente pecadora lo odió y lo hizo sufrir, pero él siguió adelante. Por eso, ustedes no deben rendirse ni desanimarse,  (4)  pues en su lucha contra el pecado todavía no han tenido que morir como él.  (5)  Pero ustedes parecen haberse olvidado ya del consejo que Dios les da a sus hijos en la Biblia: «Querido jovencito, no tomes las instrucciones de Dios como algo sin importancia. Ni te pongas triste cuando él te reprenda. (6)  »Porque Dios corrige y castiga a todo aquel que ama y que considera su hijo.»

 No habían llegado a tener que soportar lo que otros soportaron y ya estaban dispuestos a retroceder en su fe, a eso es que llamo un cristianismo flojo.

 Heb 12:7-12 TLA  Si ahora ustedes están sufriendo, es porque Dios los ama y los corrige, como si fueran sus hijos. Porque no hay un padre que no corrija a su hijo.  (8)  Si Dios no los corrige, como lo hace con todos sus hijos, entonces ustedes no son en verdad sus hijos.  (9)  Cuando éramos niños, nuestros padres aquí en la tierra nos corregían, y nosotros los respetábamos. Con mayor razón debemos obedecer a Dios, que es nuestro Padre que está en el cielo, pues así tendremos vida eterna.   (10)  Cuando éramos niños, nuestros padres nos corregían porque pensaban que eso era lo mejor para nosotros. Pero Dios nos corrige para nuestro verdadero bien, para hacernos santos como él.  (11)  Desde luego que ningún castigo nos gusta en el momento de recibirlo, pues nos duele. Pero si aprendemos la lección que Dios nos quiere dar, viviremos en paz y haremos el bien. (12)  Por todo eso, no debemos dejar de confiar totalmente en Dios. Si la vida es como una carrera, y ustedes tienen ya cansadas las manos y débiles las rodillas, cobren nuevas fuerzas.

 CONCLUSIÓN

¡Con cuanta ligereza algunos viven su cristianismo!¡Cualquier "cosita" les hace retroceder mientras otros se mantuvieron, y se mantiene, firmes a pesar de que ello les cueste la vida!

 No se engañe, hay solo una forma de ser cristiano y es imitando el ejemplo de quien seguimos: el mismo Cristo.

 Esperar vivir nuestro cristianismo con valores diferentes a los cuales vivió Él creo que es uno de los peores errores que podemos cometer. No claudique en su fe a pesar de que eso signifique padecer duras pruebas, porque exactamente es lo que hizo Jesús.

{
}
{
}

Deja tu comentario Un cristianismo con valores diferentes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre