Avisar de contenido inadecuado

Conforme al corazón de Dios

Muchas son las virtudes que vuelven agradable a un individuo entre sus pares. Compasión, alegría, afabilidad, fidelidad, compañerismo, respeto, amor, son algunas , entre muchas, de las virtudes que bien haríamos en imitar de aquellos que se ganan, por su carácter, el amor y el cariño de los demás.

 Si bien el ser una persona agradable socialmente es importante para el buen desarrollo del individuo pleno, aún más lo es el ser "agradable" en lo espiritual. Dios así habló de un hombre llamado David y bien haríamos en imitar la virtud que en tal posición lo colocó.

 La Biblia dice así:Hch 13:22 BAD  Tras destituir a Saúl, les puso por rey a David, de quien dio este testimonio: "He encontrado en David, hijo de Isaí, un hombre conforme a mi corazón; él realizará todo lo que yo quiero."

 Otra versión dice de David: "...un hombre que me agrada..."(Dios Habla Hoy).¿Qué hizo David para ganarse estas palabras? No fue el ser perfecto, ni sus grandes victorias, laa virtud que allí lo llevó fue el estar dispuesto a obedecer lo planes de Dios.

 Hay momentos duros para ser sumisos a un plan que está más allá de nuestro alcance, y uno de ellos es cuando hay que esperar.

Dice la Biblia que siendo muy joven, Dios le revela sus planes a David:1Sa 16:1 DHH  El Señor dijo a Samuel: --¿Hasta cuándo vas a estar triste por causa de Saúl? Ya no quiero que él siga siendo rey de Israel. Anda, llena de aceite tu cuerno, que quiero que vayas a la casa de Jesé, el de Belén,porque ya escogí como rey a uno de sus hijos.....(10)  Jesé presentó a Samuel siete de sus hijos, pero Samuel tuvo que decirle que a ninguno de ellos lo había elegido el Señor.  (11)  Finalmente le preguntó: --¿No tienes más hijos? --Falta el más pequeño, que es el que cuida el rebaño--respondió Jesé. --Manda a buscarlo --dijo Samuel--, porque no comenzaremos la ceremonia hasta que él llegue.  (12)  Jesé lo mandó llamar. Y el chico era de piel sonrosada,agradable y bien parecido. Entonces el Señor dijo a Samuel: --Este es. Así que levántate y conságralo como rey.  (13)  En seguida Samuel tomó el recipiente con aceite, y en presencia de sus hermanos consagró como rey al joven, que se  llamaba David. A partir de aquel momento, el espíritu del Señor seapoderó de él. Después Samuel se despidió y se fue a Ramá.

 ¡Qué futuro! ¡Siendo adolescente ya era apartado como rey de la nación! Uno pensaría que las cosas se presentarían fáciles  para David ahora, pero la verdad es que no lo fueron.

 Cuenta la Biblia que aquello que se le fue anunciado cuando joven recién se cumplio cuando ya contaba con muchos años más:2Sa 5:3-4 RV60  Vinieron,  pues,  todos los ancianos de Israel al rey en Hebrón,  y el rey David hizo pacto con ellos en Hebrón delante de Jehová;  y ungieron a David por rey sobre Israel.  (4)  Era David de treinta años cuando comenzó a reinar,  y reinó cuarenta años.

 Muchos años habían pasado, años de desprecio, años de persecución, años de soledad, pero  en todos ellos David se mantuvo firme en la obediencia a esperar el tiempo en el cual Dios cumpliría lo que le había prometido.

 La impaciencia gana muchas veces nuestro corazón , y mientras algunos se desaniman, abandonando aquello que les estaba preparado, otros se lanzan a hacer cosas que si bien son buenas en si mismas, por estar fuera del tiempo correcto o del propósito divino no pueden encajar en esta virtud.

 Una de los momentos en que los ojos de Dios te miran con agrado es cuando te mantienes en obediencia en medio de la espera, ni abandonar ni apresurarse, solamente esperar.

 Decía que David no ganó favor delante de Dios por ser perfecto, porque no lo fue, pero en medio de sus desaciertos se ganó el favor divino al ser obediente en el arrepentimiento.

 Conocemos la historia del asesinato del esposo de aquella mujer que David deseo y embarazó, pero ante tal equivocación se sujetó al llamado de Dios al arrepentimiento aunque eso significara humillación y dolor.2Sa 12:1-12 RV60  Jehová envió a Natán a David;  y viniendo a él,  le dijo:  ....  Así ha dicho Jehová,  Dios de Israel:  .... (9)  ¿Por qué,  pues,  tuviste en poco la palabra de Jehová,  haciendo lo malo delante de sus ojos?  A Urías heteo heriste a espada,  y tomaste por mujer a su mujer,  y a él lo mataste con la espada de los hijos de Amón.  (10)  Por lo cual ahora no se apartará jamás de tu casa la espada,  por cuanto me menospreciaste,  y tomaste la mujer de Urías heteo para que fuese tu mujer.  (11)  Así ha dicho Jehová:  He aquí yo haré levantar el mal sobre ti de tu misma casa,  y tomaré tus mujeres delante de tus ojos,  y las daré a tu prójimo,  el cual yacerá con tus mujeres a la vista del sol.  (12)  Porque tú lo hiciste en secreto;  mas yo haré esto delante de todo Israel y a pleno sol.

 La palabra era fuerte  pero ante ella David respondió como debía de responder, en arrepentimiento:Sal 51:1-7 RV60  Ten piedad de mí,  oh Dios,  conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.  (2)  Lávame más y más de mi maldad,  Y límpiame de mi pecado.  (3)  Porque yo reconozco mis rebeliones,  Y mi pecado está siempre delante de mí.  (4)  Contra ti,  contra ti solo he pecado,  Y he hecho lo malo delante de tus ojos; ....(7)  Purifícame con hisopo,  y seré limpio;  Lávame,  y seré más blanco que la nieve...

 Ni su posición, ni sus victorias, ni sus posesiones, fueron impedimento para que aquél se rindiera humildemente en arrepentimiento a la exhortación divina. Es muy difícil para algunos obedecer a Dios en esto, pero es el camino que nos lleva a ser personas conforme el corazón de Dios.

 Este es el último punto en cuando a ser alguién conforme al corazón de Dios, y si bien los primeros eran obedecer en tiempos de espera y en tiempos de arrepentimiento, este es el obedecer cundo llega la hora de delegar.

 Un gran sueño se apoderó del corazón de David, construir un gran templo para Dios, pero en los planes de Dios otros eran los rumbos que se debían tomar:1Cr 22:7-10 RV60  Y dijo David a Salomón:  Hijo mío,  en mi corazón tuve el edificar templo al nombre de Jehová mi Dios.  (8)  Mas vino a mí palabra de Jehová,  diciendo:  Tú has derramado mucha sangre,  y has hecho grandes guerras;  no edificarás casa a mi nombre,  porque has derramado mucha sangre en la tierra delante de mí.  (9)  He aquí te nacerá un hijo,  el cual será varón de paz,  porque yo le daré paz de todos sus enemigos en derredor;  por tanto,  su nombre será Salomón,  y yo daré paz y reposo sobre Israel en sus días.  (10)  El edificará casa a mi nombre,  y él me será a mí por hijo,  y yo le seré por padre;  y afirmaré el trono de su reino sobre Israel para siempre.

 No era David el escogido para esto y una vez más, con humildad, lo aceptó. Este es otro concepto, junto con los anteriores,  que nos golpea duramente porque por naturaleza creemos que nadie mejor que nosotros mismos para llevar a cabo nuestros sueños, y con orgullo algunos creen que aún los sueños de otros.

 Bueno, la idea aquí es que es Dios quien decide  quien y cuando, y en el aceptar esto y trabajar activamente por ello, estaremos imitando la actitud de David, un hombre conforme el corazón de Dios.

 Solo algo más en cuanto al delegar. Observe la actitud de David:1Cr 22:13-19 RV60 ...  Esfuérzate,  pues,  y cobra ánimo;  no temas,  ni desmayes.  (14)  He aquí,  yo con grandes esfuerzos he preparado para la casa de Jehová cien mil talentos de oro,  y un millón de talentos de plata,  y bronce y hierro sin medida,  porque es mucho.  Asimismo he preparado madera y piedra,  a lo cual tú añadirás.  (15)  Tú tienes contigo muchos obreros,  canteros,  albañiles,  carpinteros,  y todo hombre experto en toda obra.  (16)  Del oro,  de la plata,  del bronce y del hierro,  no hay cuenta.  Levántate,  y manos a la obra;  y Jehová esté contigo.  (17)  Asimismo mandó David a todos los principales de Israel que ayudasen a Salomón su hijo,  diciendo:  (18)  ¿No está con vosotros Jehová vuestro Dios,  el cual os ha dado paz por todas partes?  Porque él ha entregado en mi mano a los moradores de la tierra,  y la tierra ha sido sometida delante de Jehová,  y delante de su pueblo.  (19)  Poned,  pues,  ahora vuestros corazones y vuestros ánimos en buscar a Jehová vuestro Dios;  y levantaos,  y edificad el santuario de Jehová Dios,  para traer el arca del pacto de Jehová,  y los utensilios consagrados a Dios,  a la casa edificada al nombre de Jehová.

 Recursos, palabras de ánimo, estímulo al pueblo....No era David el que construiría el templo pero no por ello se desvinculó del tema con orgullosa indiferencia, sino que hizo todo lo popsible por el éxito de laa empresa que él soño pero que otro llevaría a cabo por voluntad divina.

CONCLUSIÓN 

Imitar las buenas virtudes es aconsejable y en David podemos ver que el realizar lo que Dios quiere es algo que a Él le agrada.

 Fácil es obedecer en ciertos momentos pero cuando eso implica solo esperar, o nos enfrenta a nuestros errores o implicar el delegar en otros lo que hemos soñado para nosotros, las cosas cambian.

 David no era perfecto pero aún así era un varón conforme al corazón de Dios, un varón que hacía todo lo que Dios quería. Cuando había que esperar,...esperaba, cuando había que arrepentirse,...se arrepentía, cuando había que delegar,....delegaba.

Aún en los momentos duros intentemos apegarnos en fidelidad a la voluntad divina porque eso es lo que le agrada a Dios.

Deja tu comentario Conforme al corazón de Dios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre