Avisar de contenido inadecuado

Confiable, por amor

{
}

Usted puede, en Cristo, tomarse de las promesas de la Biblia y tener la esperanza de que ellas se cumplan en su vida.

 Años atrás Dios había prometido algo y ahora aquello se estaba cumpliendo. No importaba el tiempo que había pasado o la situación política que había cambiado, lo que Dios había prometido ahora empezaba a cumplirse.

Esd 1:1-3 RV1960 (T)  En el primer año de Ciro rey de Persia, para que se cumpliese la palabra de Jehová por boca de Jeremías, despertó Jehová el espíritu de Ciro rey de Persia, el cual hizo pregonar de palabra y también por escrito por todo su reino, diciendo:  (2)  Así ha dicho Ciro rey de Persia: Jehová el Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra, y me ha mandado que le edifique casa en Jerusalén, que está en Judá.  (3)  Quien haya entre vosotros de su pueblo, sea Dios con él, y suba a Jerusalén que está en Judá, y edifique la casa a Jehová Dios de Israel (él es el Dios), la cual está en Jerusalén.

 Si hay algo en lo que usted puede basar su esperanza es en la Palabra de Dios. No se desanime en su camino, eche mano de Sus promesas y aliente la esperanza esperando lo mejor.

 1) LA PROMESA

Dios había hablado por el profeta Jeremías diciendo: Jer 29:10-11 NVI  Así dice el SEÑOR: «Cuando a Babilonia se le hayan cumplido los setenta años, yo los visitaré; y haré honor a mi promesa en favor de ustedes, y los haré volver a este lugar.  (11)  Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

 Esa era la promesa, ellos volverían de su destierro al lugar que les correspondía, ¿y todo por qué? por esa obstinación divina de dar un futuro y una esperanza al pueblo que en Él confiaba. Como dijo Daniel : Dan 9:18 NVI  Préstanos oído, Dios nuestro; abre los ojos y mira nuestra desolación y la ciudad sobre la cual se invoca tu nombre. Al hacerte estas peticiones, no apelamos a nuestra rectitud sino a tu gran misericordia.

 Los años habían pasado, los reyes e imperios también, las generaciones habían dado lugar a otras, el mundo había seguido girando, pero Dios no iba a olvidar lo que había prometido.

 Confiar en la palabra divina, confiar en que sus promesas son firmes y que esa firmeza no es fruto exclusivo de nuestra rectitud sino que principalmente lo es de su amor por nosotros, es lo que debería alentar la esperanza y despertar nuestro ánimo para seguir adelante.

 CONCLUSIÓN

Hablando de promesas cumplidas por amor, el apóstol Pedro dijo: 1Pe 1:18-20 RV1960 (T)  sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, ... (19) ...con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,  (20)  ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros,

 Desde el mismo comienzo del camino de rebeldía para la humanidad en el huerto del Edén, la promesa de un salvador estaba presente (Gen.3:15). Promesa que se fue manifestando a lo largo de toda la historia del Antiguo Testamento y que, por amor, se cumplió en Jesús.

 Si el Padre celestial no tuvo reparo en cumplir tal promesa con el alto costo que aquella demandaba, ¿por qué habríamos de creer que su palabra no será firme en cosas mucho menores?

Rom 8:32 NVI  El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?

 Confíe en la palabra que Dios ha comprometido con usted, tenga en cuenta si las condiciones que siempre hay, pero confíe en que, por amor, en el esperar en Él usted no será avergonzado.

{
}
{
}

Deja tu comentario Confiable, por amor

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre