Avisar de contenido inadecuado

Concesión

{
}

El que te presentes en oración delante de Dios en lugar de otro, no es tiempo perdido.

 Eran doscientas setenta y seis personas; doscientas setenta y seis historias, realidades, y sueños diferentes, pero todas con un mismo final a la situación en que estaban, y esto gracias a que hubo alguien que supo presentarse por ellos ante Dios. Hch 27:20-25 RV1960 (T)  (20)  Y no apareciendo ni sol ni estrellas por muchos días, y acosados por una tempestad no pequeña, ya habíamos perdido toda esperanza de salvarnos.  (21)  Entonces Pablo, como hacía ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos, dijo: Habría sido por cierto conveniente, oh varones, haberme oído, y no zarpar de Creta tan sólo para recibir este perjuicio y pérdida.  (22)  Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave.  (23)  Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quien soy y a quien sirvo,  (24)  diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo.  (25)  Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.

 La intercesión no es tiempo perdido, y tiene su garantía en el inmenso amor, y en la profunda misericordia, que Dios experimenta por la humanidad.

 1) NAUFRAGIO

¿Cómo es que llegaron a perder toda esperanza de vida? Por dejarse llevar por las apariencias.

Hch 27:9-15 RV1960 (T)  Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba,  (10)  diciéndoles: Varones, veo que la navegación va a ser con perjuicio y mucha pérdida, no sólo del cargamento y de la nave, sino también de nuestras personas.  (11)  Pero el centurión daba más crédito al piloto y al patrón de la nave, que a lo que Pablo decía.... (13)  Y soplando una brisa del sur, pareciéndoles que ya tenían lo que deseaban, levaron anclas e iban costeando Creta.  (14)  Pero no mucho después dio contra la nave un viento huracanado llamado Euroclidón.  (15)  Y siendo arrebatada la nave, y no pudiendo poner proa al viento, nos abandonamos a él y nos dejamos llevar.

 ¡Cuántas enseñanzas podemos encontrar en este pasaje que ilustra la tozudez del ser humano! Pero bueno, no es el motivo de este artículo sino el animarte a interceder por otros, confiado en la misericordia de nuestro Dios.

 2) TE HA CONCEDIDO

Por propia voluntad habían llegado a tal condición de ver perdidas sus esperanzas de vivir, y en medio de tal oscuridad un rayo de esperanza, un acto misericordioso de Dios.

Hch 27:24 NT BAD  y dijo: “No temas, Pablo, porque de todas maneras vas a comparecer ante el César. Y es más, Dios ha escuchado tus ruegos y te concederá las vidas de los que navegan contigo”.

 Esa "concesión" tiene sus características, y en el idioma griego dice: "conceder como favor, incondicional, gratuitamente, en bondad, etcétera." Multiléxico, G5483

Es decir, aquél acto de preservarles la vida era algo en lo que Dios no estaba obligado, y si lo hizo fue por pura gracia, además de, y esto es lo que quiero destacar, en respuesta a la intercesión del apóstol Pablo.

 CONCLUSIÓN

Como aquellos marinos, hoy muchos siguen desobedeciendo el buen consejo que provienen de Dios, consejo que fluye de tus labios en más de una vez. Y luego las consecuencias por sus malas decisiones.

 ¿Qué podemos esperar de tal obstinación? ¿Hay esperanza para estos familiares, amigos o vecinos? La hay, y esa esperanza está en la misericordia de Dios, y sin lugar a dudas, en tus oraciones de intercesión.

{
}
{
}

Deja tu comentario Concesión

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre