Avisar de contenido inadecuado

Concentrado en lo que falta por recorrer

{
}

Dios le ha llamado, en Cristo,  a una vida de calidad superior y si no la está disfrutando es porque se ha quedado estancado en el proceso de madurar como hijo de Dios.

 El autor de esta carta a los Hebreos dijo lo siguiente: Heb 5:12-13 RV1960 (T)  Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.  (13)  Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;

 Esto es lo que quiero decirle: hay cosas que no sucederán en su vida personal, ministerial o en su congregación, a menos que vaya "quemando" etapas y pase de ser un niño a un adulto espiritual.

 1) HEREDERO O ESCLAVO

El apóstol Pablo dijo lo siguiente: Gál 4:1-2 BL95  Ahora yo digo: mientras el hijo del dueño de casa es aún niño, no tiene ninguna ventaja sobre los esclavos, a pesar de que es dueño de todos ellos.  (2)  Está sometido a quienes lo cuidan o se encargan de sus asuntos hasta la fecha fijada por su padre.

 Hay un principio en estas palabras que es el que quiero rescatar: la inmadurez no nos deja vivir la condición que en realidad somos.

 Está bien el que un creyente comience por la etapa de la "niñez", pero no debería estancarse en ella, debería poder superar esta para poder alcanzar todo lo que ya le pertenece.

 2) YENDO A LA MADUREZ

 ¿Cuáles son las áreas en las que deberíamos avanzar?

 2.1) Nuestros pensamientos

 1Co 14:20 BL95  Hermanos, no sean niños en su modo de pensar. Sean como niños en el camino del mal, pero adultos en su modo de pensar.

 El apóstol exhortaba con estas palabras a un grupo de creyentes que no le faltaba nada en cuanto a los dones del Espíritu, pero sí en cuanto al amor (1Cor.13).

 Hay formas de pensar que están bien para cierta etapa en nuestro crecimiento personal o congregacional, pero para pasar a nuevos niveles es necesario cambiarlos. Una mente centrada en las reglas antes que en el amor, en la autosatisfacción, en la contienda, en la indiferencia, etcétera, es una mente que no permitirá el que veamos a Dios desarrollando a pleno su voluntad en nosotros.

 2.2) Nuestro carácter

2Ti 3:1-5 DHHe (D)  También debes saber que en los tiempos últimos vendrán días difíciles. (2)  Los hombres serán egoístas, amantes del dinero, orgullosos y vanidosos. Hablarán en contra de Dios, desobedecerán a sus padres, serán ingratos y no respetarán la religión.  (3)  No tendrán cariño ni compasión, andarán con chismes, no podrán dominar sus pasiones, serán crueles y enemigos de todo lo bueno.  (4)  Serán traidores y atrevidos, estarán llenos de vanidad y buscarán sus propios placeres en vez de buscar a Dios. (5)  Aparentarán una gran religiosidad, pero con sus hechos negarán el verdadero poder de la religión. Apártate de esa clase de gente.

 Nadie llega a la fe en Jesús con un corazón ya regenerado, cambiado, limpio, pero sí debería alcanzarlo a lo largo de su vida cristiana.

 Palabras como "autocontrol" o "auto sacrificio" están lejos de su conducta cotidiana, pero si queremos llegar a mayores responsabilidades o beneficios, es necesario que maduremos hacia ellas.

 2.3)  Nuestras palabras

Efe 4:29 BNP  No salga de sus bocas ninguna palabra ofensiva, sino solo palabras buenas que ayuden a crecer a quien lo necesite y agraden a quien las escucha.

 Hoy en día nuestro vocabulario dista mucho de verse libre de palabras ofensivas, y aún más de aquellas que edifican. Sepa esto, sus palabras vulgares o expresiones ofensivas, son un obstáculo que le impide pasar a nuevos niveles como hijo de Dios.

 2.4) En la práctica

Heb 5:14 BNP  El alimento sólido es para los maduros, que con la práctica y el entrenamiento de los sentidos, saben distinguir el bien del mal.

 Ir de lo teórico a lo práctico es el sentido de este verso. Que sepamos lo que la Biblia nos enseña es una cosa, pero que lo hagamos es otra, y es esto último lo que nos lleva a abandonar la niñez para alcanzar la madurez.

 CONCLUSIÓN

 Uno de los grandes obstáculos en aquél que es inmaduro es que piensa que no lo es.

 Por eso, meditemos en nuestra condición hoy, y esto si es que anhelamos el que Dios nos dé todo lo que ya nos ha apartado como a herederos por la fe.

 Flp 3:12-15 TLA  Con esto no quiero decir que yo haya logrado ya hacer todo lo que les he dicho, ni tampoco que ya sea yo perfecto. Pero sí puedo decir que sigo adelante, luchando por alcanzar esa meta, pues para eso me salvó Jesucristo.  (13)  Hermanos, yo sé muy bien que todavía no he alcanzado la meta; pero he decidido no fijarme en lo que ya he recorrido, sino que ahora me concentro en lo que me falta por recorrer.  (14)  Así que sigo adelante, hacia la meta, para llevarme el premio que Dios nos llama a recibir por medio de Jesucristo.   (15)  Todos los que ya hemos progresado mucho en nuestra vida cristiana debemos pensar de esta manera. Y si algunos de ustedes piensan de manera diferente, hasta eso les hará ver Dios con claridad.

{
}
{
}

Deja tu comentario Concentrado en lo que falta por recorrer

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre