Avisar de contenido inadecuado

Un compromiso entre partes

{
}

La salvación es una relación de pacto.

Dice la Biblia: Gén 17:1-8 RV1960 (T) Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto. (2) Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera...(8) Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos.

Como en el pacto celebrado con Abraham, dos cosas podemos decir del pacto de salvación que Dios celebra con la Iglesia:

-un pacto es un compromiso de partes y como se le pidió al patriarca llevar una vida intachable, también es responsabilidad del creyente cumplir su parte: llevar una vida de obediencia y santidad

-y así como Dios se compromete a dar una heredad perpetua, también es beneficio de la Iglesia la promesa de una heredad, o reposo, eterno.

Ambos conceptos se unen en estos versos: Heb 3:14-4:11 NVI Hemos llegado a tener parte con Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin la confianza que tuvimos al principio. (15) Como se acaba de decir: «Si ustedes oyen hoy su voz, no endurezcan el corazón como sucedió en la rebelión.» (16) Ahora bien, ¿quiénes fueron los que oyeron y se rebelaron? ¿No fueron acaso todos los que salieron de Egipto guiados por Moisés?...(18) ¿Y a quiénes juró Dios que jamás entrarían en su reposo, sino a los que desobedecieron? (19) Como podemos ver, no pudieron entrar por causa de su incredulidad. (4:1) Cuidémonos, por tanto, no sea que, aunque la promesa de entrar en su reposo sigue vigente, alguno de ustedes parezca quedarse atrás. (2) Porque a nosotros, lo mismo que a ellos, se nos ha anunciado la buena noticia; pero el mensaje que escucharon no les sirvió de nada, porque no se unieron en la fe a los que habían prestado atención a ese mensaje... (11) Esforcémonos, pues, por entrar en ese reposo, para que nadie caiga al seguir aquel ejemplo de desobediencia.

La salvación es una relación de pacto y el "reposo" eterno es el compromiso de Dios a favor del creyente.¿Nuestra parte? Nuestra parte es la obediencia "hasta el fin", y esto es lo que no deberíamos olvidar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Un compromiso entre partes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre