Avisar de contenido inadecuado

Colaboradores de Dios

{
}

Lo que nunca debería de olvidar alguien que está en el ministerio cristiano.

 Pablo habla de colaboradores de Dios, y de estos dice: 1Co 3:7 RV1960 (T)  Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.

 Son solo algunos pensamientos pero creo que es bueno compartirlos.

 1) REDES DE MINISTERIO

Uno de los conceptos, obvio para algunos y no tanto para otros, es que el ministerio cristiano no ha sido "diseñado" para hacerlo en solitario. Pablo dijo: 1Co 3:5 RV1960 (T)  ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.

 "...según lo que a cada uno concedió el Señor.", es decir, Dios soberanamente capacita a unos para una cosa y a otros para otra. ¿Por qué lo hace así? Para que busquemos el trabajar en complemento y no en competencia.

 Rom 12:3-8 NVI  Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado.  (4)  Pues así como cada uno de nosotros tiene un solo cuerpo con muchos miembros, y no todos estos miembros desempeñan la misma función,  (5)  también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás.  (6)  Tenemos dones diferentes, según la gracia que se nos ha dado. Si el don de alguien es el de profecía, que lo use en proporción con su fe;  (7)  si es el de prestar un servicio, que lo preste; si es el de enseñar, que enseñe;  (8)  si es el de animar a otros, que los anime; si es el de socorrer a los necesitados, que dé con generosidad; si es el de dirigir, que dirija con esmero; si es el de mostrar compasión, que lo haga con alegría.

 Una congregación local necesitará de un buen maestro de la Palabra, como de un evangelista, o consejero, o administrador. Y si el ministro local reconoce que alguno de estos dones le es ausente, ¿habrá de resignarse a un ministerio incompleto? No debería, sino más bien tendría que buscar el complementarse con otro a quien si se le haya dado lo que a él no.

 A eso me refiero con redes de ministerio, el asociarse en pequeños o grandes proyectos con otros ministros cristianos para qué, aportando cada uno lo que Dios le dio, las congregaciones locales sean edificadas de forma completa. 1Co 3:6 NVI  Yo sembré, Apolos regó,...

 2) RESPONSABILIDAD

También dijo: 1Co 3:9-15 NVI  En efecto, nosotros somos colaboradores al servicio de Dios; y ustedes son el campo de cultivo de Dios, son el edificio de Dios.  (10)  Según la gracia que Dios me ha dado, yo, como maestro constructor, eché los cimientos, y otro construye sobre ellos. Pero cada uno tenga cuidado de cómo construye,  (11)  porque nadie puede poner un fundamento diferente del que ya está puesto, que es Jesucristo.  (12)  Si alguien construye sobre este fundamento, ya sea con oro, plata y piedras preciosas, o con madera, heno y paja,  (13)  su obra se mostrará tal cual es, pues el día del juicio la dejará al descubierto. El fuego la dará a conocer, y pondrá a prueba la calidad del trabajo de cada uno.  (14)  Si lo que alguien ha construido permanece, recibirá su recompensa,  (15)  pero si su obra es consumida por las llamas, él sufrirá pérdida. Será salvo, pero como quien pasa por el fuego.

 "...cada uno tenga cuidado de como construye,..." La Iglesia es el "edificio de Dios", y en el trabajan los "colaboradores de Dios" levantando sus paredes, pero pareciera ser que la obra de algunos de estos será de tan mala calidad, que no soportará la exigencia que luego vendrá sobre ella.

 ¿Cómo podemos diferenciar una obra tipo "oro, plata y piedras preciosas", de una tipo "madera, heno y paja"? Bueno, dentro de las muchas cosas que podríamos decir quiero señalar solo esta: por el valor eterno de aquél esfuerzo.

 Muchos de los desvelos de los ministros cristianos por "edificar", llevar a la madurez, ingresar a una nueva dimensión, a la Iglesia, dudo que tengan un valor que perdure más allá del presente  para la misma. Ese tipo de esfuerzo por llevar a la Iglesia a un lugar que no tiene una influencia favorable para su eternidad, creo yo, es parte de las obras que no habrán de aprobar.

 Preocúpese por el valor de su influencia sobre la congregación, y preocúpese que ella redunde en una Iglesia preparada para la eternidad. 2Pe 3:13-15 TLA  Pero nosotros esperamos el cielo nuevo y la tierra nueva que Dios ha prometido, donde todo será bueno y justo. (14)  Por eso, queridos amigos, mientras esperan a que esto suceda, hagan todo lo posible por estar en paz con Dios, y porque él los encuentre sin pecado.  (15)  Recuerden que nuestro Señor Jesucristo nos trata con paciencia, para que podamos ser salvos. Ya nuestro querido compañero Pablo les ha escrito acerca de esto, y fue Dios mismo quien se lo explicó.

 3) TEMOR SANTO

Y por último, lo que ningún ministro cristiano debería olvidar es que Dios es celoso de su Iglesia.

 1Co 3:17 BL95  Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él. El templo de Dios es sagrado, y ese templo son ustedes.

 "Pablo no especifica cómo se puede destruir el templo de Dios , esto es, la iglesia. La frase alude a arruinarlo por medio de «la corrupción o la seducción», lo cual significa que con ese propósito pueden emplearse todo tipo de medios indignos y ruines, ya se trate de falsas doctrinas, orgullo, resentimiento o inmoralidad. Pero Pablo sí aclara que quien lo intente encontrará su ruina." Comentario Biblia Plenitud, 1Cor.3:17

 CONCLUSIÓN

No son las únicas cosas que un ministro cristiano debería saber, pero sí creo que son parte de ellas.

 Abrir nuestra mente al trabajo en complemento con otros ministros cristianos, con una visión espiritual y eterna, y con un saludable sentido de temor, es lo que aquí he querido aconsejar.

{
}
{
}

Deja tu comentario Colaboradores de Dios

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre