Avisar de contenido inadecuado

Ciudadanos del cielo

{
}

Una vez más denunciamos que no es más importante lo que hacemos que lo que somos.

Primero doce, luego setenta, y todos volvieron sorprendidos por lo que habían hecho en el nombre de Jesús. Y saboreando estaban su victoria hasta que Jesús los vuelve a la realidad: no tiene prioridad lo que hacemos sobre lo que somos. Luc 10:20 NVI  Sin embargo, no se alegren de que puedan someter a los espíritus, sino alégrense de que sus nombres están escritos en el cielo.

1) LO QUE HACEMOS

No es poca cosa ser comisionado por Jesús ya que junto con ello  viene también la capacidad para realizar la tarea. Luc 10:17-19 RV1960 (T)  (17)  Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.  (18)  Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.  (19)  He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará.

Así como en estos, en la gran comisión universal para la Iglesia de Cristo también contamos con el mismo divino respaldo. Mar 16:15-20 RV1960 (T)  (15)  Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. (16)  El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.  (17)  Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;  (18)  tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. (19)  Y el Señor, después que les habló, fue recibido arriba en el cielo, y se sentó a la diestra de Dios.  (20)  Y ellos, saliendo, predicaron en todas partes, ayudándoles el Señor y confirmando la palabra con las señales que la seguían. Amén.

He allí lo maravilloso del ministerio cristiano, no solo somos enviados sino también capacitados y en esa capacidad sobrenatural obramos milagros en el nombre de Jesús. Jua 14:12 RV1960 (T)  De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

Pero como dijimos al principio, no tiene esto prioridad sobre lo que somos en Cristo. ¿Por qué no? Porque no es un fiel reflejo de nuestra relación con Dios.

Mat 7:21-23 RV1960 (T)  No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  (22)  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?  (23)  Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Tener como prioridad lo que hacemos puede llevarnos a descuidar lo que somos. No sería la primera vez que salga a la luz un mal testimonio de vida entre quienes han maravillado a otros por lo que han hecho.

2) LO QUE SOMOS

Jesús dijo: Luc 10:20 BNP  Con todo, no se alegren de que los espíritus se les sometan, sino de que sus nombres están escritos en el cielo.

Tal privilegio no es fruto de realización alguna sino de una sana relación de fe con Dios por medio de Jesús. Es decir, no se trata de hacer sino de ser. Flp 3:17-20 NVI  Hermanos, sigan todos mi ejemplo, y fíjense en los que se comportan conforme al modelo que les hemos dado.  (18)  Como les he dicho a menudo, y ahora lo repito hasta con lágrimas, muchos se comportan como enemigos de la cruz de Cristo.  (19)  Su destino es la destrucción, adoran al dios de sus propios deseos y se enorgullecen de lo que es su vergüenza. Sólo piensan en lo terrenal.  (20)  En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo.

 "Filipos era una colonia romana.... La característica principal de estas colonias era que, dondequiera que estuvieran, eran auténticas réplicas de Roma. Se vestía en ellas a lo romano; gobernaban magistrados Romanos; se hablaba latín; se administraba justicia romana; se observaba la moral romana. Hasta los fines de la tierra se mantenían inalterablemente romanas. Pablo les dice a los Filipenses: «Lo mismo que los de las colonias romanas no se olvidan nunca de que pertenecen a Roma, vosotros no debéis olvidar nunca que sois ciudadanos del Cielo, y vuestra conducta debe corresponder a vuestra ciudadanía.»" Comentario al N.T. William Barclay, Filipenses 3:17-21

 David siguió gobernando aunque había asesinado a un inocente esposo, y Dios no se agradó de él. Moisés continuó con su llamado a pesar de que no quiso circuncidar a su hijo y por poco le va la vida en ello(Ex.4:24-26). Que estemos haciendo algo y que en ello tengamos éxito no es excusa para apartarnos de una vida de obediencia a Dios.

No es más importante lo que hacemos sino que lo más que debemos atender es lo que somos.

 CONCLUSIÓN

¿Cuál es tu prioridad? Es hermoso ser instrumento en las manos del Señor, pero más que instrumentos Él espera que seamos hijos, esa es nuestra identidad.

 Col 3:1-3 PDT  Con Cristo, ustedes fueron resucitados de la muerte, por eso busquen las cosas del cielo, donde él está sentado a la derecha de Dios.  (2)  Concéntrense en las cosas celestiales y no en las terrenales  (3)  pues ustedes han muerto a su vieja manera de vivir, y ahora la nueva vida que disfrutan con Cristo, está guardada en Dios.

{
}
{
}

Deja tu comentario Ciudadanos del cielo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre