Avisar de contenido inadecuado

La caña cascada y el pábilo humeante

{
}

Todo tiene su límite

Dice la Biblia: Mat 12:18-21 RV1960 (T) (18) He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio. (19) No contenderá, ni voceará, Ni nadie oirá en las calles su voz. (20) La caña cascada no quebrará, Y el pábilo que humea no apagará, Hasta que saque a victoria el juicio. (21) Y en su nombre esperarán los gentiles.

Las palabras se habían pronunciado ya por Isaías pero ahora se aplican a Jesús. Y mientras muchos ven una descripción del carácter tierno y delicado del Mesías, creo también hay una fuerte advertencia para sus enemigos de que no desprecien el tiempo de su paciencia.

Los versos anteriores dicen: Mat 12:14-16 RV1960 (T) (14) Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.(15) Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha gente, y sanaba a todos, (16) y les encargaba rigurosamente que no le descubriesen;

Los enemigos estaban comenzando a despertarse y Jesús adopta una postura de no confrontación, pero he aquí la advertencia: " La caña cascada no quebrará, Y el pábilo que humea no apagará, Hasta que saque a victoria el juicio."

Hay una expresión que me lleva a pensar diferente a otros y es: " hasta que..." Estas palabras ponen límite a lo que estaba sucediendo antes y éste está determinado por lo que viene a continuación:la victoria del juicio, el cual creemos que habrá de acontecer sobre el final de los tiempos. Es decir, hasta que acontezca el juicio divino sobre la humanidad, Jesús no quebrará la caña cascada ni apagará el pábilo que humea. Pero, ¿qué significa esto último?

Ambos son figuras de cosas que están mal, la caña cascada no ofrece el apoyo necesario sino que termina haciendo daño a quien en ella confía, y el pábilo que humea no ofrece luz alguna sino solo un denso humo que enceguece a quien pretende ver mejor. En el contexto de persecución en el que estaba creo firmemente que aplica a los religiosos de aquellos días que solo traerían daño y confusión,por su incredulidad, a quienes les seguían. ¿Cuál es la solución para escapar de tales trampas? Quebrar esas cañas y apagar esos pábilos. ¿Cuándo eso va a suceder? Cuando se manifieste el juicio de Dios.

Hoy muchas "cañas cascadas" y "pábilos que humean" continúan trayendo confusión a la Iglesia, ¡y lo hacen como si nunca fueran hacerse responsables de sus engaños! Pero he aquí la advertencia: esto solo seguirá hasta que Jesús saque a victoria el juicio, y ahí sufrirán el resultado de su mentira. Rom 2:1-6 RV1960 (T) Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. (2) Mas sabemos que el juicio de Dios contra los que practican tales cosas es según verdad. (3) ¿Y piensas esto, oh hombre, tú que juzgas a los que tal hacen, y haces lo mismo, que tú escaparás del juicio de Dios? (4) ¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento? (5) Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, (6) el cual pagará a cada uno conforme a sus obras:

Tal vez hoy te parezca que el camino del error no tenga consecuencias, pero las tiene. La oportunidad de cambiar es ahora, seas quien seas, porque todo tiene su límite.

{
}
{
}

Deja tu comentario La caña cascada y el pábilo humeante

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre