Avisar de contenido inadecuado

Calla y espera

{
}

Si usted es una persona de fe, además de creer, debería saber esperar.

 Aquél hombre encomendó su causa a Dios, y aunque fue activo en el cumplimiento de su misión, hubo un momento donde tuvo que esperar, Gén 24:21 BLPH  El hombre, mientras tanto, la miraba en silencio, preguntándose si el Señor había dado o no éxito a su viaje.

 Como personas de fe esto debemos saber: no siempre podemos tener el papel principal en los asuntos de nuestra vida, hay momento en que debemos ser simples observadores para dar lugar a la manifestación de la voluntad de Dios.

 1) LA MISIÓN

Abraham encomienda a su siervo la difícil tarea de traer esposa para su hijo, una que debía cumplir con ciertas condiciones.

 Gén 24:1-4 BLPH  Abrahán era un anciano muy entrado en años, y el Señor le había bendecido en todo.  (2)  Un día llamó al criado más antiguo de su casa, el que le administraba todos los bienes, y le dijo: — Pon tu mano bajo mi muslo  (3)  y júrame por el Señor, el Dios del cielo y de la tierra, que no dejarás que mi hijo se case con una mujer de este país de Canaán, donde yo habito,  (4)  sino que irás a mi tierra, donde vive mi familia, y allí buscarás esposa para mi hijo Isaac.

 En principio no era cosa fácil, a lo cual bien hizo el siervo en encomendarse a Dios. Gén 24:11-14 BLPH  Cuando el criado llegó a las afueras de la ciudad, hizo arrodillar a los camellos junto a un pozo de agua. La tarde ya estaba cayendo y ese era el momento en que las aguadoras salían en busca de agua.  (12)  Así que oró diciendo: — Señor, Dios de mi amo Abrahán, haz que me vaya bien en este día y muéstrate bondadoso con mi amo Abrahán.  (13)  Yo estaré aquí, junto a esta fuente, mientras las muchachas de esta ciudad salen a por agua.  (14)  La muchacha a quien yo diga: “por favor, inclina tu cántaro para que pueda beber”, y ella me responda: “Bebe, y también voy a dar de beber a tus camellos”, esa será la que tú has destinado para tu siervo Isaac. Así podré estar seguro de que has sido bondadoso con mi amo.

 Una persona de fe no se desanima ante los desafíos de la vida sino que busca ayuda en Dios, entendiendo que Él es capaz de resolver cualquier situación.

 Gén 24:15-21 BLPH  Aún no había terminado de orar, cuando Rebeca, la hija de Betuel, hijo de Milcá y de Najor, hermano de Abrahán, salía con su cántaro al hombro.  (16)  La muchacha era muy bella y, además, era virgen pues no había tenido relaciones sexuales con ningún hombre. Bajó a la fuente, llenó el cántaro y ya regresaba  (17)  cuando el criado de Abrahán corrió a su encuentro y le dijo: — Por favor, déjame beber un poco de agua de tu cántaro.  (18)  Ella respondió: - Bebe, señor mío. Y enseguida bajó su cántaro y, sosteniéndolo entre sus manos, le dio de beber.  (19)  Cuando el criado acabó de beber, Rebeca le dijo: — Traeré agua también para que tus camellos beban toda la que quieran.  (20)  Vació, pues, rápidamente su cántaro en el abrevadero, corrió a sacar más agua del pozo y trajo para todos los camellos.  (21)  El hombre, mientras tanto, la miraba en silencio, preguntándose si el Señor había dado o no éxito a su viaje.

 Y un hombre de fe sabe que hay momentos para hacer silencio, estarse quieto, dando así lugar a la manifestación de la voluntad de Dios.

 CONCLUSIÓN

No siempre podemos ser los protagonistas principales en los diferentes asuntos de nuestra vida. Hay momentos donde debemos guardar "silencio" y mantener una actitud expectante ante la manifestación de la voluntad divina.

 No se desespere si el control o la solución a un problema está más allá de sus posibilidades. Vuélvase a Dios en oración y espere a que Él se manifieste, porque en el apresurarse muchos han terminado equivocándose.

 Sal 37:5-7 TLA  Pon tu vida en sus manos, confía plenamente en él, y él actuará en tu favor;   (6)  así todos verán con claridad que tú eres justo y recto. (7)  Calla en presencia de Dios, y espera paciente a que actúe;…

{
}
{
}

Deja tu comentario Calla y espera

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre