Avisar de contenido inadecuado

Brazos abiertos

{
}

¿Quién es el que realmente te quiere? Una gran pregunta con muy pocas respuestas acertadas.

 

Las circunstancias cambian, y con ellas, la actitud de los que nos rodean. Que en los buenos momentos muchos se dicen amigos es una realidad, pero cuan diferente es al atravesar por los tiempos difíciles.

 

Saber elegir bien es una gran virtud, para que cuando las circunstancias cambien, que lo harán, no nos encontremos solos, desprovistos del apoyo de quienes se dijeron ser nuestros leales amigos.

 

Dice la Biblia en cierta parte que nada nuevo hay bajo el sol y esto es una gran verdad. Actitudes de hace cientos de años siguen teniendo plena vigencia en nuestro presente hoy.

 

Hubo quien en la plenitud de sus fuerzas y con los bolsillos llenos de dinero, no dudó en escoger su camino y quienes le acompañarían por el. No le importó dejar atrás a otros, pero cuando las circunstancias cambiaron y aquellos primeros desaparecieron, hubo quien, a pesar de haber sido menospreciado, se mostró firme en su amor por este desdichado.

 

Es el motivo de estas palabras el inquietarte para que a lo menos puedas saber quien es el que realmente te quiere.

 

Dice la Biblia: Luc 15:11-16 NVI   "Un hombre tenía dos hijos --continuó Jesús--.  (12)   El menor de ellos le dijo a su padre:  'Papá,  dame lo que me toca de la herencia.' Así que el padre repartió sus bienes entre los dos.  (13)   Poco después el hijo menor juntó todo lo que tenía y se fue a un país lejano;  allí vivió desenfrenadamente y derrochó su herencia.  (14)   "Cuando ya lo había gastado todo,  sobrevino una gran escasez en la región,  y él comenzó a pasar necesidad.  (15)   Así que fue y consiguió empleo con un ciudadano de aquel país,  quien lo mandó a sus campos a cuidar cerdos.  (16)   Tanta hambre tenía que hubiera querido llenarse el estómago con la comida que daban a los cerdos,  pero aun así nadie le daba nada.

 

No es difícil imaginarse la actitud orgullosa de quien no debe esforzarse en trabajar para vivir de fiesta en fiesta, no es difícil imaginarse la altanería de sus pensamientos cuando se comparaba con el resto de sus compatriotas que no podían llevar su mismo estilo de vida. Tampoco es difícil imaginarse el que no estaría solo sino que una banda de "amigos" estarían rodeándole cada día.(Pro 19:4 TLA  El rico tiene muchos amigos; el pobre no tiene ninguno.)

 

Pero como dije al principio, las circunstancias cambian. Que el futuro conlleva cierto grado de inseguridad es algo real y hay quienes viven como si las cosas nunca fueran a cambiar, "...Cuando ya lo había gastado todo,  sobrevino una gran escasez en la región,  y él comenzó a pasar necesidad..."

 

¿Quien es el que realmente te quiere? Cuando nos quedamos sin nada, los verdaderos amigos son probados. Aquel desdichado quedó sin nada, no solamente sin dinero sino también sin amigos., "...Tanta hambre tenía ...  pero aun así nadie le daba nada"

 

Ante tanta oscuridad por la actitud del hombre, como un rayo de luz, en un fuerte contraste, emerge aquél menospreciado y olvidado quien en definitiva guardaba los más puros sentimientos por este tonto.Luc 15:20-24 TLA  Entonces regresó a la casa de su padre. »Cuando todavía estaba lejos, su padre corrió hacia él lleno de amor, y lo recibió con abrazos y besos.  (21)  El joven empezó a decirle: "¡Papá, me he portado muy mal contra Dios y contra ti! ¡Ya no merezco ser tu hijo!"  (22)  »Pero antes de que el muchacho terminara de hablar, el padre llamó a los sirvientes y les dijo: "¡Pronto! Traigan la mejor ropa y vístanlo. Pónganle un anillo, y también sandalias.  (23)  ¡Maten el ternero más gordo y hagamos una gran fiesta,  (24)  porque mi hijo ha regresado! Es como si hubiera muerto, y ha vuelto a vivir. Se había perdido y lo hemos encontrado." »Y comenzó la fiesta.

 

No hubo reproches, ni indiferencia, lo único que hubo fueron brazos abiertos.

 

De éste pasaje comentó un hombre de fe de tiempos antiguos: "Después que sufrió en una tierra extraña el castigo digno de sus faltas, obligado por la necesidad de sus males, esto es, del hambre y la indigencia, conoce que se ha perjudicado a sí mismo, puesto que por su voluntad dejó a su padre por los extranjeros; su casa por el destierro; las riquezas por la miseria; la abundancia por el hambre, lo que expresa diciendo: "Pero yo aquí me muero de hambre". Como si dijese: yo, que no soy un extraño, sino hijo de un buen padre y hermano de un hijo obediente; yo, libre y generoso, me veo ahora más miserable que los mercenarios, habiendo caído de la más elevada altura de la primera nobleza, a lo más bajo de la humillación."            Crisóstomo

 

Por propia voluntad aquél tomó el camino de su ruina, alejándose del lugar y de las personas que eran para su bien.

 

Hay un propósito para estas palabras y tiene que ver con Dios.

 

Aquel padre menospreciado es figura del Padre celestial a quien le hemos dado la espalda. Es Él justamente a quien verdaderamente importamos, es Él quien verdaderamente nos valora y quien guarda por nosotros los más puros sentimientos de amor.

 

Aquél joven tuvo que tocar fondo para "volver en si", Luc 15:17-18 TLA  »Por fin comprendió lo tonto que había sido, y pensó: "En la finca de mi padre los trabajadores tienen toda la comida que desean, y yo aquí me estoy muriendo de hambre.  (18)  Volveré a mi casa, y apenas llegue, le diré a mi padre que me he portado muy mal con Dios y con él.

 

El día que quieras volver a "casa", el día que quieras restaurar tu relación con tu Padre celestial, no habrán reproches ni rechazo, ese día habrán brazos abiertos cargados del más profundo amor por ti.

{
}
{
}

Deja tu comentario Brazos abiertos

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre

Los comentarios de este blog están moderados. Es posible que éstos no se publiquen hasta que hayan sido aprobados por el autor del blog.