Avisar de contenido inadecuado

El beso de la traición

{
}

Un corazón dividido entre la simpatía a Jesús y a sus enseñanzas, y por otro lado el deseo de hacer las cosas a nuestra manera, nos llevarán a un dilema existencial muy difícil de resolver.

 Tal vez, con aquél beso, no fuera tan hipócrita como en un principio lo parece. Luc 22:48 NVI  pero Jesús le preguntó: —Judas, ¿con un beso traicionas al Hijo del hombre?

 ¿Qué significaba aquél beso? ¿Era la manifestación hipócrita de un hombre insensible? ¿O la de quien se encuentra sumergido en un profundo dilema sobre la vida? Hoy apuesto por esto último.

 1) EL BESO

Por algunos años compartieron el mismo camino, la misma comida, el mismo techo. Las experiencias compartidas habían sido muy intensas, ¿y nada habían generado en el corazón del traidor Judas? Eso no lo puedo creer.

 Hoy miro sobre Judas no como un hombre carente de sentimientos hacia su Maestro, sino como alguien con un profundo dilema existencial. Por un lado simpatizaba con Jesús, pero aún así las cosas las quería hacer a su manera.

 Luego de haber entregado a Jesús, aquél dilema se hizo más patente para los demás: Mat 27:3-5 RV1960 (T)  Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que era condenado, devolvió arrepentido las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos,  (4)  diciendo: Yo he pecado entregando sangre inocente. Mas ellos dijeron: ¿Qué nos importa a nosotros? ¡Allá tú!  (5)  Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.

 Entonces, ¿qué significó aquél beso en el huerto de Getsemaní? La manifestación de un hombre que creía en Jesús pero que no estaba dispuesto a rendirse a Él.

 CONCLUSIÓN

Desde mi punto de vista, aquél beso simbolizaba dos cosas totalmente opuestas, por un lado la traición, la rebeldía de un hombre que no quería sujetarse a la forma de Jesús, pero creo que también simbolizó simpatía. Podía simplemente haberlo señalado y nada más, pero en aquél beso creo ver el tormento de un corazón dividido entre la fe y la rebeldía a Él.

 ¿Qué tiene que ver con nosotros hoy? En que tal tormento sigue dominando el corazón de muchos que se dicen cristianos hoy. Saben quien es Jesús y simpatizan con sus enseñanzas, pero aún así no están dispuestos a rendirse a Él.

 Muchos de nuestros "gestos" a Jesús de hoy en día son sinceros y sin duda que habrá también los que son completamente falsos, pero siento lástima por aquellos que, cómo Judas, con un corazón dividido, sigen dándole el "beso" de la traición a nuestro Señor.

Apo 3:15-19 PDT  Sé todo lo que haces. No eres ni frío ni caliente. ¡Sería bueno que fueras lo uno o lo otro!  (16)  Como eres tibio, no frío ni caliente, te voy a escupir de mi boca... (19)  'Yo corrijo y castigo a los que amo. Así que, esfuérzate y cambia.

{
}
{
}

Deja tu comentario El beso de la traición

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre