Avisar de contenido inadecuado

Bajo normas mas exigentes

{
}

 Hay un dicho que dice:"el que se quema con leche, ve la vaca y llora". Por lo general, aquel que ha cosechado amargura de sus actos, una vez libre no volverá a cometerlos nuevamente, pero este no es el caso de aquel pueblo.

Habiendo estado setenta años en el extranjero como esclavos y siendo destruida su ciudad como fruto de su desobediencia, ahora teniendo una nueva oportunidad solo se les ocurre volver a desobedecer.

Ezr 9:1-2 RV60 ... El pueblo de Israel y los sacerdotes y levitas no se han separado de los pueblos de las tierras,  ...  y hacen conforme a sus abominaciones.  (2)  Porque han tomado de las hijas de ellos para sí y para sus hijos,  y el linaje santo ha sido mezclado con los pueblos de las tierras;  y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado.

Dios había ya advertido de que esto podía pasar. Muchos años antes por boca de Moisés anunció :

Deu 7:1-4 RV60  Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla,  y haya echado de delante de ti a muchas naciones,...  (2)  ...  no harás con ellas alianza,  ni tendrás de ellas misericordia.  (3)  Y no emparentarás con ellas;  no darás tu hija a su hijo,  ni tomarás a su hija para tu hijo.  (4)  Porque desviará a tu hijo de en pos de mí,  y servirán a dioses ajenos;  y el furor de Jehová se encenderá sobre vosotros,  y te destruirá pronto.

Las advertencias de Dios habían sido tomadas en poco antes del cautiverio y, lo que es peor, también después del cautiverio. Estos se habían "quemado" por setenta años de esclavitud pero parece que no les había impactado lo suficiente, pero lo que es de destacar, y es el motivo de estas palabras, que los primeros en desobedecer fueron aquellos líderes levantados sobre el pueblo,..."y la mano de los príncipes y de los gobernadores ha sido la primera en cometer este pecado."

Muchos aspiran sobresalir sobre los demás y algunos realmente son llamados para esto, pero deben saber tanto unos como otros, que a mayor autoridad, mayor es la responsabilidad.

La Biblia dice en el Nuevo Testamento: Stg. 3:1 RV60  Hermanos míos,  no os hagáis maestros muchos de vosotros,  sabiendo que recibiremos mayor condenación.

"A los líderes se les juzga con una norma más alta que a aquellos que los siguen. En 1 Timoteo 3 y Tito 1 se le presta mucha atención a los detalles, pero aquí Santiago recuerda a quienes están en posición de liderazgo, que serán considerados responsables en lo que toca a seguir el ejemplo de Jesucristo, tanto en el espíritu y la conducta que manifiesten, como en sus palabras y actitudes.... A los líderes en el reino,... se les juzga no tanto por lo que logran llevar a cabo, como por el carácter que revelan, es decir, de acuerdo a lo que son, y no a lo que hacen. Esta alta norma se aplica no tanto a los logros del líder como a la condición de su corazón y su espíritu. "  Comentario Biblia Plenitud

Las normas son cada vez más exigentes cuanto mayor es la autoridad que se nos delega. Lamentablemente algunos piensan lo contrario y creen que una mayor posición les da derecho para relajar un poco las exigencias divinas. A estos solo puedo decirles: no seas necio!

Si bien Pablo no estaba pensando en los líderes de la iglesia, las palabras que dirigió a aquél judío bien pueden servir para este caso. Rom 2:17-23 BAD  Ahora bien, tú que llevas el nombre de judío; que dependes de la ley y te jactas de tu relación con Dios;  (18)  que conoces su voluntad y sabes discernir lo que es mejor porque eres instruido por la ley;  (19)  que estás convencido de ser guía de los ciegos y luz de los que están en la oscuridad,  (20)  instructor de los ignorantes, maestro de los sencillos, pues tienes en la ley la esencia misma del conocimiento y de la verdad;  (21)  en fin, tú que enseñas a otros, ¿no te enseñas a ti mismo? Tú que predicas contra el robo, ¿robas?  (22)  Tú que dices que no se debe cometer adulterio, ¿adulteras? Tú que aborreces a los ídolos, ¿robas de sus templos?  (23)  Tú que te jactas de la ley, ¿deshonras a Dios quebrantando la ley?

Rom 2:3 BAD  ¿Piensas entonces que vas a escapar del juicio de Dios, tú que juzgas a otros y sin embargo haces lo mismo que ellos?...(16)... Dios no tiene favoritismos.  (12) ... todos los que han pecado conociendo la ley, por la ley serán juzgados.  (13)  Porque Dios no considera justos a los que oyen la ley sino a los que la cumplen. ... (16)  Así sucederá el día en que, por medio de Jesucristo, Dios juzgará los secretos de toda persona, como lo declara mi evangelio.

El grado de la norma con que Dios medirá a los líderes de la Iglesia será mayor que la que aplicará sobre el común del pueblo y esto significa un mayor esfuerzo por mantener una vida de santidad.

En su libro "Discurso a mis estudiantes", en el primer capítulo bajo el título de "La Vigilancia que de sí Mismo Debe Tener El Ministro", Spurgeon expone entre otros pensamientos:

"Es una cosa horrible ser ministro inconsecuente. Se dice que nuestro Señor fue como Moisés, por la razón de haber sido un "profeta poderoso en palabras y en obras." El hombre de Dios debe imitar a su Señor en esto: es preciso que sea poderoso tanto en la predicación de su doctrina, como en el ejemplo que dé con sus obras, teniendo si es posible, en esto último, mucho mayor cuidado todavía. Es de llamar la atención que la única historia eclesiástica que tengamos, sea lo de "Los Hechos de los Apóstoles." El Espíritu Santo no tuvo por conveniente conservarnos los sermones de éstos. Deben haber sido magníficos, mucho mejores que los que nosotros podamos nunca predicar, y con todo, el Espíritu Santo ha tomado solamente nota de sus "hechos." No tenemos libros en que consten las resoluciones de los apóstoles. Cuando nosotros verificamos un registro de nuestras minutas y resoluciones, pero el Espíritu Santo sólo consigna los "hechos." Nuestros hechos deben ser tales que merezcan ser registrados, ya que de todas maneras lo han de ser. Debemos vivir, por tanto, como cumple hacerlo al que se halla bajo la inmediata mirada de Dios, y envuelto en la brillante luz del gran día que todo lo revela. La santidad en un ministro es su necesidad principal a la vez que su más piadoso ornamento. Una mera excelencia moral no es suficiente; debe haber la virtud más elevada; es preciso que haya un carácter consecuente, pero éste necesita estar ungido con el óleo sagrado de la consagración, pues de lo contrario careceremos de lo que nos hace más fragrantes para Dios y para el hombre. El anciano John Stoughton, en un tratado titulado "Dignidad y Deber del Predicador," insiste sobre la santidad del ministro, en razones llenas de peso. "Si Uzza debió morir por tocar el arca de Dios, y eso que lo hizo por sostenerla cuando estuvo próxima a caer; si los hombres de Bethsemes perecieron por mirar adentro de ella; si las bestias que no hicieron otra cosa que acercarse al Monte Santo, fueron amenazadas, entonces ¿qué clase de personas deben ser admitidas a conversar familiarmente con Dios; a estar ante él como los ángeles lo hacen, y contemplar su faz continuamente; a cargar el arca sobre sus hombros; a llevar su nombre entre los Gentiles; en una palabra, a ser sus embajadores? La santidad es propia de tu casa, Oh Señor: ¿y no seria una cosa ridícula pensar o imaginar que los vasos deben ser santos, las vestiduras deben ser santas, todo en fin, debe ser santo, con la sola excepción de aquel sobre cuyas mismas vestiduras debe estar escrito santidad al Señor?

El verso de Santiago en otra versión dice: sant. 3:1 BLS  Hermanos en Cristo, no todos debemos tratar de ser maestros. Porque Dios juzgará a los maestros más estrictamente que a los demás.

Si estás sintiendo el llamado de Dios a mayores responsabilidades, adelante, pero no olvides que "más estrictamente" se te examinará.

{
}
{
}

Deja tu comentario Bajo normas mas exigentes

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre