Avisar de contenido inadecuado

Atados a una mente natural

{
}

Para entender al que viene de "arriba" es necesario apelar a la sabiduría que viene de "arriba".

 Sus palabras son profundas, sus palabras son vida, pero no todos las pueden entender. Jua 3:31-32 TLA  »El Hijo de Dios viene del cielo, y es más importante que todos los que vivimos aquí en la tierra y hablamos de las cosas que aquí suceden. El que viene del cielo es más importante,  (32)  y habla de lo que ha visto y oído en el cielo. Sin embargo, muchos no quieren creer en lo que él dice.

 En Jesús tenemos la perfecta revelación de Dios al mundo, y para entenderla, aún entre los que creen, es necesario ir más allá de nuestra sabiduría terrenal, es necesario ir a la sabiduría que viene de la misma presencia de Dios.

 1) JESÚS Y LA SAMARITANA

De camino a Galilea paró en una ciudad samaritana y allí se encontró con aquella mujer que venía a sacar agua del pozo. Es a ella a quien le habla de una de las revelaciones profundas del evangelio, la cual, en principio, no supo entender.

Jesús le dijo: Jua 4:13-14 RV1960 (T) ... Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed;  (14)  mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

 Él se estaba revelando a ella como el Mesías que estaban esperando (v.25-26), pero en principio así no lo entendió. Jua 4:15 RV1960 (T)  La mujer le dijo: Señor, dame esa agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla.

 Su mente seguía atada a las cosas terrenales y no podía vislumbrar a quien tenía delante.

 Jesús siguió hablando con ella y su entendimiento se fue abriendo al punto que lo pudo entender: Jua 4:19-26 RV1960 (T)... Señor, me parece que tú eres profeta... (25)... Sé que ha de venir el Mesías, llamado el Cristo; cuando él venga nos declarará todas las cosas.  (26)  Jesús le dijo: Yo soy, el que habla contigo.

 2) JESÚS Y SUS DISCÍPULOS

Mientras esta conversación tenía lugar, sus discípulos habían ido a comprar alimentos, y al llegar se da esta conversación:

Jua 4:31-34 PDT  Mientras tanto, los seguidores le rogaban a Jesús: -Maestro, come algo.  (32)  Pero él les dijo: -Yo tengo comida que ustedes no conocen.  (33)  Entonces sus seguidores comenzaron a preguntarse unos a otros: -¿Será que alguien ya le trajo algo de comer?  (34)  Jesús les dijo: -Mi comida es hacer lo que Dios quiere porque él es quien me envió. Estaré satisfecho cuando termine el trabajo que él me dio.

 Otra vez, por causa de juzgar las cosas a un nivel terrenal o superficial, no entendían las palabras ni la actitud de Jesús ante la inminente "cosecha" de almas que se avecinaba (v.39-42)

 3) PALABRAS CELESTIALES

"...el que es de la tierra...cosas terrenales habla; el que viene del cielo...lo que vio y oyó, esto testifica,..." Juan 3:31-32

 Las palabras de Jesús no pueden ser juzgadas con una mente terrenal, es necesario apelar a una sabiduría totalmente diferente a la que estamos acostumbrados, es decir, a la celestial. 1Co 2:14 RV1960 (T)  Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.

 ¿Y cómo sabemos si estamos entendiendo bien las palabras de Jesús? La respuesta es: por los frutos.

 Stg 3:13-17 NVI  ¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que lo demuestre con su buena conducta, mediante obras hechas con la humildad que le da su sabiduría.  (14)  Pero si ustedes tienen envidias amargas y rivalidades en el corazón, dejen de presumir y de faltar a la verdad.  (15)  Ésa no es la sabiduría que desciende del cielo, sino que es terrenal, puramente humana y diabólica.  (16)  Porque donde hay envidias y rivalidades, también hay confusión y toda clase de acciones malvadas.  (17)  En cambio, la sabiduría que desciende del cielo es ante todo pura, y además pacífica, bondadosa, dócil, llena de compasión y de buenos frutos, imparcial y sincera.

 CONCLUSIÓN

En principio, la samaritana y sus discípulos actuaron mal por causa de estar atados a una sabiduría natural o terrenal. También hoy están quienes siguen sin entender el mensaje de Jesús por causa de estar atados a una sabiduría que no "desciende del cielo", lo cual les lleva a actuar equivocadamente.

 ¿Cuál es mi interés con estas palabras? El generar en ti el deseo de poseer esa sabiduría de Dios, para que de esa manera puedas entender el mensaje de Jesús, y vivir a pleno como buen discípulo de Él. Rom 12:2 NVI  No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.

 ¿Cómo o dónde encontrar esa clase de sabiduría? La respuesta es: en Dios.

 Stg 1:5 PDT  Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará. Dios es generoso y nos da todo con agrado.

{
}
{
}

Deja tu comentario Atados a una mente natural

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre