Avisar de contenido inadecuado

El añejo es mejor

{
}

El vino nuevo conservado de la forma correcta da lugar al añejamiento y a la maduración, del cual se obtiene un vino de calidad superior.

 Normalmente hemos interpretado siempre igual esta enseñanza, y está bien, pero también hay algo más.

Luc 5:37-39 RV1960 (T)  Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán.  (38)  Mas el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar; y lo uno y lo otro se conservan.  (39)  Y ninguno que beba del añejo, quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor.

 Normalmente presentamos defensa sobre el "vino nuevo", símbolo del evangelio de Jesús, pero al final parece tirar por tierra tal defensa. Algunos hablan de ironía pero pienso que hay mucho más que eso allí.

 1) ODRES NUEVOS

"...Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo romperá los odres y se derramará, y los odres se perderán....".

 "Los "odres" eran pieles de cabra que se unían en sus bordes para formar bolsas herméticas. El vino nuevo crece con el tiempo y era necesario ponerlo en un odre nuevo, en uno flexible. Una piel usada, más rígida, podría reventar y desparramarse el vino. Como los odres viejos, los fariseos se mostraron endurecidos para aceptar a Jesús, quien no se ajustaba a sus tradiciones ni reglas. El cristianismo demanda nuevos enfoques, tradiciones, estructuras. Nuestros programas de iglesia y ministerios no deben estructurarse tanto que no den lugar al toque fresco del Espíritu Santo, a un nuevo método o a una nueva idea. Nosotros, también, debemos tener cuidado que nuestros corazones no se cierren y nos impidan aceptar la renovación que Cristo trae consigo. Necesitamos mantener nuestros corazones sumisos a fin de aceptar el mensaje de Jesús que cambia vidas."Comentario Biblia Diario Vivir, Lc.5:36-39

 Tal es la idea que manejamos al presentar dicho pasaje bíblico, y es correcto. El evangelio demanda una nueva "flexibilidad" de nuestros rígidos argumentos para que, como los odres viejos, no echemos a perder el maravilloso mensaje de esperanza y de libertad por culpa de nuestras tradiciones.

 Pero entonces, ¿por qué vuelve atrás diciendo que el añejo es mejor que el nuevo? ¿No es esto una contradicción? Algunos lo ven como una frase irónica de Jesús pero no es así como yo lo veo.

 2) CONSERVACIÓN

Siguiendo la regla de interpretar por el camino más simple, no veo yo una contradicción sino la continuidad de un pensamiento lógico. Y la clave para verlo así está en la última palabra del verso anterior.

Luc 5:38 RV1960 (T)  Mas el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar; y lo uno y lo otro se conservan.

 Ya argumentamos sobre la enseñanza de "vino nuevo en odres nuevos", pero aquí se agrega un elemento más, muy conocido para todo vitivinicultor: la conservación o añejamiento o proceso de maduración.

El que el vino nuevo este en odres nuevos busca el propósito de que aquél sufra el proceso por el cual se perfecciona en su sabor, en su cuerpo, en su aroma. No se trata de guardarlo y nada más, sino de seguir buscando la mejor calidad.

 Y en razón de esto es que dice del vino nuevo que es correctamente conservado en odres nuevos, que luego de madurar se vuelve en un vino de calidad superior, el cual nadie va a despreciar.

Luc 5:39 RV1960 (T)  Y ninguno que beba del añejo (el nuevo bien conservado en odres nuevos), quiere luego el nuevo; porque dice: El añejo es mejor.  *cursivas añadidas

 "… el vino nuevo con el tiempo vendrá a ser viejo, y así adquirirá todos los encantos de antigüedad." Comentario Jamieson-Fausset-Brown,Lc.5:39

 ¿Cuál es el punto hasta aquí?

 La ilustración es que el vino nuevo conservado en odres nuevos dará lugar a la maduración del producto llevándolo a una calidad superior.

La enseñanza es que el evangelio recibido y conservado en la forma correcta dará lugar a un producto de calidad superior, lo cuál nos lleva a la última pregunta:

¿Cómo se puede obtener esta calidad superior del evangelio?

 3) MADURACIÓN

La maduración del vino es un proceso en el cual algunas de sus características van cambiando hasta alcanzar

el estado de perfección en su línea. Hablar de la "maduración del evangelio" no puede estar enfocado en el mismo evangelio, sino estaríamos identificándonos con aquellas sectas que van cambiando sus enseñanzas básicas para amoldarse a los tiempos que corren. Entonces si la maduración del evangelio no está en el mismo evangelio, ¿en quien entonces?. La respuesta es: en nosotros.

 No se trata de que el evangelio cambie para dar un producto de calidad superior, sino de que nosotros cambiemos, de que nosotros maduremos, para poder disfrutar a pleno la calidad superior que el evangelio tiene ya en si mismo. Así estaremos disfrutando del buen vino añejo, y una vez echo, ya no lo dejaremos más.

 PARA QUE

Lamentablemente para muchos aún hoy el evangelio sigue siendo como un vino inmaduro, sin cuerpo, sin sazón, sin nada que les despierte admiración. No logran disfrutarlo y por lo tanto siguen sin experimentar la vida de calidad superior que Cristo ya les ha dado (Jn 10:10)

 Pero lo cierto es que el evangelio es como el buen vino añejo, que quien lo bebe ya no lo quiere cambiar por otro. Y para que esto pase debemos cambiar nuestra mente, nuestro carácter, nuestro corazón. No queramos cambiar el evangelio que ya está en su punto perfecto, cambiemos nosotros para poder disfrutarlo cada día más.

{
}
{
}

Deja tu comentario El añejo es mejor

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre