Avisar de contenido inadecuado

Al servicio de otro

{
}

El cambio debe ser evidente

Dice la Biblia: Rom 6:10-11 TLA Cuando Jesucristo murió, el pecado perdió para siempre su poder sobre él. La vida que ahora vive, es para agradar a Dios. (11) De igual manera, el pecado ya no tiene poder sobre ustedes, sino que Cristo les ha dado vida, y ahora viven para agradar a Dios.

La salvación del hombre no es sólo un cambio en su condición espiritual, también lo es en su manifestación social. 1Pe 2:24 RV1960 (T) quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.

Observe como uno de los propósitos de la cruz se cumple en una vida activa en cuanto al ejercicio de la justicia. Es que, no se trata sólo de lo que no hay que hacer, también es importante lo que sí. Rom 6:18-22 DHHe (D) Una vez libres de la esclavitud del pecado habéis entrado al servicio de una vida de justicia (19) (os estoy hablando en términos humanos para que podáis entender bien estas cosas). De modo que, así como antes entregasteis vuestro cuerpo al servicio de la impureza y la maldad para hacer el mal, entregad también ahora vuestro cuerpo al servicio de una vida de justicia, para vuestra santificación. (20) Cuando todavía erais esclavos del pecado no estabais al servicio de una vida de justicia. (21) ¿Pero qué provecho sacasteis de aquellas cosas que ahora os avergüenzan, y que no llevan sino a la muerte? (22) Ahora, en cambio, libres de la esclavitud del pecado habéis entrado al servicio de Dios. Y el provechoso resultado de esto es vuestra santificación, y finalmente la vida eterna.

Piense lo siguiente: ¿al servicio de quién estuvieron sus palabras, gestos, miradas y acciones hoy? El cambio debe ser evidente. Y así como nuestra condición espiritual es otra, también otra debe ser nuestra conducta.

{
}
{
}

Deja tu comentario Al servicio de otro

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre