Avisar de contenido inadecuado

Aguas borrascosas

{
}

Miedos y temores, ¿quién no los tiene?. Nos esclavizan y sumergen en cárceles de preocupación, pero para ello hay una respuesta, y esa respuesta está en Dios

 Todo "olía" a muerte a su alrededor y su corazón estaba oprimido bajo el peso de los miedos y el temor. Poco a poco todo caía ante él confirmando que el tiempo que temía era ya su realidad. Pero ante tanta desesperación un mensaje de esperanza llegó a los oídos de aquél etíope, para superar su miedos y así encontrar paz aún en medio de la tormenta.

 Jer 39:15-18 RV1960 (T)  (15)  Y había venido palabra de Jehová a Jeremías, estando preso en el patio de la cárcel, diciendo;  (16)  Vé y habla a Ebed-melec etíope, diciendo: Así ha dicho Jehová de los ejércitos, Dios de Israel: He aquí yo traigo mis palabras sobre esta ciudad para mal, y no para bien; y sucederá esto en aquel día en presencia tuya.  (17)  Pero en aquel día yo te libraré, dice Jehová, y no serás entregado en manos de aquellos a quienes tú temes.  (18)  Porque ciertamente te libraré, y no caerás a espada, sino que tu vida te será por botín, porque tuviste confianza en mí, dice Jehová.

 AGUAS AGITADAS POR LA TORMENTA

Después de muchos años de advertencia, después de dos años de sitio, los peores temores de aquél pueblo se cumplieron. Jer 39:1-8 RV1960 (T)  En el noveno año de Sedequías rey de Judá, en el mes décimo, vino Nabucodonosor rey de Babilonia con todo su ejército contra Jerusalén, y la sitiaron.  (2)  Y en el undécimo año de Sedequías, en el mes cuarto, a los nueve días del mes se abrió brecha en el muro de la ciudad.  ...(8)  Y los caldeos pusieron a fuego la casa del rey y las casas del pueblo, y derribaron los muros de Jerusalén.

 El corazón de los fuertes se volvía como aguas, los rostro se desencajaban por el dolor y la desesperación, sus temores hoy se habían vuelto realidad.

Todo estaba marcado por la muerte, la esclavitud, el castigo, pero en medio de todo eso hubo quien recibió una palabra de esperanza.

 CAMINANDO SOBRE AGUAS BORRASCOSAS

Al igual que el resto Ebed-melec estaba cautivo por los temores de la invasión. Al recostar su cabeza por la noche los pensamientos y miedos le asaltaban una y otra vez. Al despertar en la mañana el amargo sabor de la ansiedad de quien no halla seguridad para su futuro, llenaban todo su ser. Durante el día su ánimo se sacudía ante cualquier cosa que revelara el cumplimiento de lo que tanto temía. Así transcurrían sus días hasta que escucho que se le dijo: Jer 39:17 PDT  Pero en aquel día yo te protegeré, dice el Señor, para que no caigas en manos de esa gente a la que temes. Es la decisión del Señor.

 ¿Qué hacía a este hombre merecedor de tal palabra libertadora y esperanzadora? Tan solo una cosa: confiaba en Dios. Jer 39:18 TLA  pero yo le aseguro que no permitiré que lo maten. Le salvaré la vida, y así lo recompensaré por haber confiado en mí.

 La confianza que este hombre demostró tener en Dios (Jer_38:6-13) fue lo que le hizo merecedor del favor divino, el cual fue la llave que le libró de los temores que le tenían esclavizado.

 LIBRE DE LOS TEMORES DEL HOY

Los tiempos de Ebed-melec eran tiempos de crisis, y no hay hombre que no se sienta afectado en su animo por los peligros que las crisis suponen. Crisis mundiales como la gripe A y la economía; crisis regionales de nivel político o social como la inseguridad; crisis a nivel personal como el envejecimiento y las enfermedades hereditarias, son solo una pequeña muestra de las muchas "tormentas" que hoy siguen esclavizando en temores y miedos.

 Pero al igual que ayer, hoy sigue habiendo una "llave" que abre esas prisiones para escapar a la libertad. Dice un Salmo de la Biblia :Sal 34:4 NBLH  Busqué al SEÑOR, y El me respondió, Y me libró de todos mis temores.

 En Dios está la respuesta para el corazón atribulado, Él es quien puede librarte de todos tus temores.

 QUE DEBO HACER CON ESTAS PALABRAS

 Todos tenemos miedos y temores, algunos sobre cosas reales y otros sobre cosas imaginarias. Miedos y temores que si no se controlan nos paralizan y nos atormentan.

 Hoy quiero decirte que por más amenazante que sea la crisis que predices para ti mismo, hay en quien puedes refugiarte para encontrar libertad de la pesada carga que vas acumulando sobre tus hombros, y no solo esto, sino también una suerte diferente a la que estás esperando.

 Sal 27:1-3 DHHe (D) El Señor es mi luz y mi salvación, ¿de quién tendré miedo? El Señor defiende mi vida, ¿quién me atemorizará?  (2)  Los malvados, mis enemigos, se juntan para atacarme y destruirme; pero ellos son los que tropiezan y caen.  (3)  Aunque un ejército me rodee, mi corazón no tendrá miedo; aunque se preparen para atacarme, permaneceré tranquilo.

{
}
{
}

Deja tu comentario Aguas borrascosas

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre