Avisar de contenido inadecuado

Acceso permitido

{
}

Sin dudas, usted es quien decide.

 Ya sobre el final del libro de Apocalipsis, el mensaje es este: Apo 22:14-15 BLPH  ¡Dichosos los que han decidido lavar sus vestiduras para tener acceso al árbol de la vida y poder entrar en la ciudad a través de sus puertas!  (15)  ¡Fuera, en cambio, los depravados, los hechiceros, los lujuriosos, los asesinos, los idólatras y todos cuantos hacen de la mentira el programa de su vida!

 La imagen última divide la humanidad en dos, los bienaventurados y los desdichados, y quien decide en cual bando estar, sin dudas, es uno mismo.

 1) LA NUEVA JERUSALEN

Dice la Biblia: Apo 21:1-5 PDT  Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva. El primer cielo y la primera tierra habían desaparecido. El mar ya no existía.  (2)  También vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén  que bajaba del cielo, desde donde está Dios. La ciudad estaba arreglada como una novia para su novio, lista para casarse.  (3)  Oí una fuerte voz del cielo que decía: «Ahora, el hogar de Dios está con los seres humanos y él vivirá con ellos. Serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios.  (4)  Él secará todas sus lágrimas, y ya no habrá muerte ni sufrimiento, ni llanto, ni dolor, porque el mundo que existía antes ya desapareció».  (5)  Entonces, el que estaba sentado en el trono dijo: «Yo estoy haciendo todo nuevo». También dijo: «Escribe esto porque estas palabras son verdaderas y confiables».

 Y luego sigue diciendo:

Apo 21:23-22:5 PDT  La ciudad no necesita la luz del sol ni de la luna porque el esplendor de Dios la ilumina y el Cordero es su lámpara.  (24)  Las naciones andarán a la luz que sale de la ciudad y los reyes de la tierra le entregarán su gloria a ella.  (25)  Sus puertas nunca se cerrarán durante el día y en ella no habrá noche.  (26)  Las riquezas y el esplendor de las naciones serán llevados a la ciudad.  (27)  No entrará a ella nada impuro ni el que haga cosas vergonzosas o diga mentiras, sólo los que tengan su nombre escrito en el libro de la vida del Cordero.

 (22:1)  Luego el ángel me mostró el río del agua que da vida. Era tan brillante como el cristal y salía del trono de Dios y del Cordero.  (2)  Corría en medio de la calle de la ciudad. A cada lado del río estaba el árbol de la vida que produce fruto cada mes, es decir doce veces al año; sus hojas se usan para sanar a todas las naciones.  (3)  No habrá en la ciudad nada que Dios considere inaceptable. Allí estará el trono de Dios y del Cordero, y los que sirven a Dios lo adorarán.  (4)  Verán su rostro y el nombre de él estará en la frente de ellos.  (5)  Nunca más se hará de noche ni se necesitará la luz de una lámpara o del sol. El Señor Dios les dará su luz y reinarán para siempre.

 Esto es lo que está preparado para el futuro, y muchos estarán felices por poder ser parte de esta realidad, pero esto es lo que debe saber: no todos compartirán esa misma suerte.

 Apo 22:15 PDT  Afuera de la ciudad quedarán los perversos: los que practican la brujería, los que cometen pecados sexuales, los asesinos, los que adoran falsos dioses y todos a los que les gustan e inventan mentiras.

 ¿Cuál es el alcance de este quedar "afuera de la ciudad"? Significa sufrir por la eternidad en un lugar preparado para ello.

Apo 21:7-8 PDT  Todo eso voy a darle al que salga victorioso; yo seré su Dios y él será mi hijo.  (8)  Pero los cobardes, los que renunciaron a su fe, los abominables, los asesinos, los que cometen pecados sexuales, los que practican la brujería, los que adoran ídolos y todos los mentirosos, tendrán un lugar en el lago de fuego y azufre. Esta es la segunda muerte».

 2) BIENAVENTURADOS

La pregunta es: ¿cómo ser de aquellos que tendrán acceso a la santa ciudad? ¿Cómo ser de los que pasen su eternidad junto a Dios y no lejos de Él?

 La respuesta a continuación: Apo 22:14 NVI  »Dichosos los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y para poder entrar por las puertas de la ciudad.

 La clave está en "lavan sus ropas" y esto es una referencia a la conversión por medio de la fe en Cristo Jesús.

 1Jn 1:5-10 NT BAD  Este es el mensaje que Dios nos ha dado para ustedes: Dios es luz y en El no hay tinieblas.  (6)  Por lo tanto, si decimos que somos amigos suyos y seguimos viviendo en las tinieblas del pecado, mentimos.  (7)  Pero si, al igual que Cristo, vivimos en la luz de la presencia de Dios, entre nosotros habrá un compañerismo y un gozo maravillosos, y la sangre de Jesucristo el Hijo de Dios nos limpiará de todo pecado. (8)  Si decimos que no tenemos pecado, estamos engañándonos a nosotros mismos y negándonos a reconocer la verdad.  (9)  Pero si confesamos a Dios nuestros pecados, podemos estar seguros de que ha de perdonarnos y limpiarnos de toda maldad, pues para eso murió Cristo.  (10)  Si decimos que no hemos pecado, estamos diciendo que Dios es mentiroso, porque según El somos pecadores.

 Todos necesitamos "lavar nuestras ropas" delante de Dios, y la única forma de hacerlo es por la fe en Jesucristo. Ahora bien, el reconocerse pecador y aferrarse a la "limpieza" que solo Cristo puede dar, es una decisión que únicamente usted puede tomar, y en ello estará la clave para ser de los bienaventurados o de los desdichados.

 CONCLUSIÓN

También en Apocalipsis se nos revela esto:

Apo 7:9-17 BNP  Después vi una multitud enorme, que nadie podía contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua: estaban delante del trono y del Cordero, vestidos con túnicas blancas y con palmas en la mano.  (10)  Gritaban con voz potente: La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero.  (11)  Todos los ángeles se habían puesto en pie alrededor del trono, de los ancianos y de los cuatro vivientes. Se inclinaron con el rostro en tierra delante del trono y adoraron a Dios  (12)  diciendo: Amén. Alabanza y gloria, sabiduría y acción de gracias, honor y fuerza y poder a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.  (13)  Uno de los ancianos se dirigió a mí y me preguntó: Los que llevan vestiduras blancas, ¿quiénes son y de dónde vienen? Contesté: Tú lo sabes, señor.  (14)  Me dijo: Éstos son los que han salido de la gran tribulación, han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero.  (15)  Por eso están ante el trono de Dios, le dan culto día y noche en su templo, y el que se sienta en el trono habita entre ellos.  (16)  No pasarán hambre ni sed, no les hará daño el sol ni el calor los molestará,  (17)  porque el Cordero que está en el trono los apacentará y los guiará a fuentes de agua viva. Y Dios secará las lágrimas de sus ojos.

 Usted puede ser de los que disfruten la dicha de estar ante la presencia de Dios por la eternidad. Para ello, lo que tiene que hacer es "lavar sus ropas" por medio de la sangre de Cristo. ¿Qué significa esto? Reconocerlo como su Señor y Salvador.

 Rom 10:9-13 BLPH  Si, pues, tus labios confiesan que Jesús es el Señor y crees en tu interior que Dios lo hizo resucitar triunfante de la muerte, serás salvado.  (10)  Porque se necesita la fe interior del corazón para que Dios restablezca en su amistad, y la pública confesión de esa fe para obtener la salvación.  (11)  Pues dice la Escritura: Nadie que ponga en él su confianza quedará defraudado  (12)  Y no existe diferencia entre judío y no judío, ya que uno mismo es el Señor de todos, y su generosidad se desborda con todos los que lo invocan.  (13)  Por tanto, todo el que invoque el nombre del Señor se salvará

{
}
{
}

Deja tu comentario Acceso permitido

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre