Avisar de contenido inadecuado

18/11/2018

Envidia

Jn 3:26-27 NTV 26 Entonces los discípulos de Juan fueron a decirle: —Rabí, el hombre que estaba contigo al otro lado del río Jordán, a quien identificaste como el Mesías, también está bautizando a la gente. Y todos van a él en lugar de venir a nosotros. 27 Juan respondió: —Nadie puede recibir nada a menos que Dios se lo conceda desde el cielo.

Que la envidia no te...

{
}

16/11/2018

La escalera

Jn 1:50-51 NTV 50 Jesús le preguntó: —¿Crees eso sólo porque te dije que te había visto debajo de la higuera? Verás cosas más grandes que ésta. 51 Y agregó: «Les digo la verdad, todos ustedes verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del Hombre, quien es la escalera entre el cielo y la tierra»*.

Solo Jesús puede abrir el...

16/11/2018

Testimonio

Jn 1:33-34 NTV 33 Yo no sabía que era el Mesías pero, cuando Dios me envió a bautizar con agua, me dijo: “Aquél, sobre quien veas que el Espíritu desciende y reposa, es el que bautizará con el Espíritu Santo”. 34 Vi que eso sucedió con Jesús, por eso doy testimonio de que él es el Elegido de Dios».

Testimonio de Juan el bautista. Uno más, entre muchos, que habla ...

16/11/2018

Finanzas

2Co 9:12-13 NTV 12 Entonces dos cosas buenas resultarán del ministerio de dar: se satisfarán las necesidades de los creyentes de Jerusalén y ellos expresarán con alegría su agradecimiento a Dios. 13 Como resultado del ministerio de ustedes, ellos darán la gloria a Dios. Pues la generosidad de ustedes tanto hacia ellos como a todos los creyentes demostrará que son obedientes...

{
}

16/11/2018

Tales promesas

2Co 6:16- 7:1 RV60a 16 (...)Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo.(...) 18 Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. 1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de ...

12/11/2018

Cordura

Sal 131:1-2 NTV 1 SEÑOR, mi corazón no es orgulloso; mis ojos no son altivos. No me intereso en cuestiones demasiado grandes o impresionantes que no puedo asimilar. 2 En cambio, me he calmado y aquietado, como un niño destetado que ya no llora por la leche de su madre. Sí, tal como un niño destetado es mi alma en mi interior.

Cuidado, hay una fatiga que es fruto del...