Avisar de contenido inadecuado

Hacer lo que si podemos hacer

{
}

 No hay mejor manera de perder el tiempo o de perder efectividad que cuando uno se enfoca en lo que no le corresponde.

 

En el caso de que un lavarropa cobre vida y decida por su cuenta dedicarse a preparar las más ricas tortas posibles, se encontrará perdiendo su tiempo y su efectividad porque para ello no fue diseñado. Lo que éste aspira es algo que está más alla de sus capacidades. Aunque el ejemplo sea tonto, en cierta manera refleja la actitud que muchos dentro del cuerpo de Cristo están asumiendo hoy, y esto no es nada nuevo.

 

Jesús había muerto y resucitado, ahora ya estaba pronto para ascender junto al Padre y en los últiimos momentos tiene una conversación con sus discípulos, conversación en la que se preocupa porque estos no pierdan el enfoque.

 

La Biblia dice:Hch 1:4-9 RV60  Y estando juntos,  les mandó que no se fueran de Jerusalén,  sino que esperasen la promesa del Padre,  la cual,  les dijo,  oísteis de mí.  (5)  Porque Juan ciertamente bautizó con agua,  mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.  (6)  Entonces los que se habían reunido le preguntaron,  diciendo:  Señor,  ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?  (7)  Y les dijo:  No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones,  que el Padre puso en su sola potestad;  (8)  pero recibiréis poder,  cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo,  y me seréis testigos en Jerusalén,  en toda Judea,  en Samaria,  y hasta lo último de la tierra.  (9)  Y habiendo dicho estas cosas,  viéndolo ellos,  fue alzado,  y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.

 

La mente de sus discípulos fue cautivada por el misterio de las cosas que habrían de suceder en el futuro a lo que Jesús respondió:"...no está al alcance de ustedes saber esto pero si el ser testigos míos hasta lo último de la tierra..."

 

¿Cuál es el objetivo último que ha cautivado tu mente y tu corazón? Muchas cosas son fascinantes en cuanto a la vida espiritual pero no todas están a nuestro alcance, es el objetivo supremo el que nos enfoquemos en lo que si podemos hacer y para lo que si hemos sido diseñados: ser testigos de Jesús.

 

El comentario Matthew Henry dice sobre este pasaje:"Se apresuraron para preguntar lo que su Maestro nunca les mandó ni les animó a buscar. Nuestro Señor sabía que su ascensión y la enseñanza del Espíritu Santo pronto pondrían fin a esas expectativas y, por tanto, sólo los reprendió; pero esto es una advertencia para su Iglesia de todos los tiempos: cuidarse de desear conocimientos prohibidos. Había dado instrucciones a sus discípulos para que cumplieran su deber, tanto antes de su muerte y desde su resurrección, y este conocimiento basta para el cristiano. Basta que Él se haya propuesto dar a los creyentes una fuerza igual a sus pruebas y servicios; que, bajo el poder del Espíritu Santo, sean de una u otra manera testigos de Cristo en la tierra, mientras en el cielo Él cuida con perfecta sabiduría, verdad y amor de sus intereses"

 

La Biblia Latinoamericana expresa así este pasaje :Hch 1:7 BL95  Les respondió: "No les corresponde a ustedes conocer los plazos y los pasos que solamente el Padre tenía autoridad para decidir.

 

El principio es muy claro, Dios es quien gobierna sobre su obra y como Dios soberano es Él quien decide los tiempos y acontecimientos. Quien intente colocarse en este papel debera estar muy seguro de lo que hace sino se encontrará declarando cosas que nunca sucederán o haciendo cosas que no se le mando. En cambio, si hay algo en lo que nos podemos enfocar sin riesgo de equivocarnos, y esto es el ser testigos de Jesús.

 

"En esta ocasión, Jesús no considera oportuno volver a insistir sobre el particular, y se contenta con responder a la cuestión cronológica. Les informa que el pleno establecimiento del reino mesiánico, de cuya naturaleza él ahora no va a especificar, es de la sola competencia del Padre, que es quien ha fijado los diversos tiempos: de preparación (Hech. 17:30; Rom. 3:26; 1 Ped. 1:11), de inauguración (Mar. 1:15; Gál. 4:4; 1 Tim. 2:6), de desarrollo (Mat. 13:30; Rom. 11:25; 1 Cor. 1:7, 8), y ahora de consumación final (Mat. 24:33-36; 25:31-46; Rom. 2:5-11; 2 Tes. 1:6-10). En tal ignorancia, lo que a ellos toca, una vez recibida la fuerza del Espíritu Santo, es obrar por ese restablecimiento, manifestándose como testigos de los hechos y enseñanzas de Jesús, primero en Jerusalén, luego en toda Palestina, y finalmente hasta lo último de la tierra (es decir, en medio del mundo gentil)."                      Comentario Bíblico Mundo Hispano, Hechos 1:7

 

El apostol Pablo reconoce este principio cuando dice: Rom 11:33-36 BLS  ¡Dios es inmensamente rico! ¡Su inteligencia y su conocimiento son tan grandes que no se pueden medir! Nadie es capaz de entender sus decisiones, ni de explicar sus hechos.  (34)  Como dice la Biblia:"¿Sabe alguien cómo piensa Dios?¿Puede alguien darle consejos?  (35)  "¿Puede acaso alguien regalarle algo a Dios, para que él esté obligado a darle algo a cambio?"  (36)  En realidad, todo fue creado por Dios, y existe por él y para él. Así que, ¡alabemos a Dios por siempre! Amén.

 

"El apóstol Pablo conocía los misterios del reino de Dios tan bien como ningún otro hombre; sin embargo, se reconoce impotente; desesperando por llegar al fondo, se sienta humildemente en el borde y adora lo profundo. Los que más saben en este estado imperfecto, sienten más su debilidad. No es sólo la profundidad de los consejos divinos sino las riquezas, la abundancia de lo que es precioso y de valor. Los consejos divinos son completos; no sólo tienen profundidad y altura, sino anchura y longitud, Efesios iii, 18, y eso sobrepasa a todo conocimiento. Hay vasta distancia y desproporción entre Dios y el hombre, entre el Creador y la criatura, que por siempre nos impide conocer sus caminos. ¿Qué hombre le enseñará a Dios cómo gobernar al mundo? El apóstol adora la soberanía de los consejos divinos." Com.Matthew Henry

 

He visto mucha arrogancia en algunos que se enfocan en aquello que no está bajo su capacidad saber. El culto que rendían los atenienses a lo nuevo(Hechos 17:21) parece estar contaminando la fe cristiana hoy.

 

Dios es soberano y a menos que Él revele algo, todo lo demás es fruto de la arrogancia y el orgullo del corazón del hombre.

 

Cuál debe ser nuestro enfoque? dónde debemos invertir nuestro mayor esfuerzo? Creo que la respuesta es simple, en lugar de intentar desentrañar lo que no nos hes dado conocer, enfoquémonos en ser testigos de Jesús, en tu Jerusalem, en tu Judea, en tu Samaria, y hasta lo último de la tierra.

{
}
{
}

Deja tu comentario Hacer lo que si podemos hacer

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre